El cerrador panameño Mariano Rivera de los Yanquis de Nueva York fue homenajeado el martes por los Mets y por los bomberos de la ciudad antes de su última visita al Citi Field.

Jeff Wilpon, director ejecutivo de los Mets, entregó a Rivera una boquilla de manguera contra incendios, mientras que Sal Cassano, jefe de los bomberos de la urbe, le dio al líder de más partidos salvados en la historia una alarma contra fuego durante una breve ceremonia dentro del estadio.

Wilpon dijo que le gustaría ver de nuevo a Rivera en la Serie Mundial.

El pitcher, que planea retirarse al concluir esta campaña, también aceptó una invitación de Wilpon para lanzar la primera pelota antes del duelo del martes entre los rivales de ciudad. Después de una demora por lluvia que se extendió 91 minutos, un Rivera sonriente subió al montículo y envió la pelota a John Franco, líder de los Mets en partidos salvados, ubicado detrás del plato.

Justo antes, los Mets presentaron un video en homenaje a Rivera que concluyó con la siguiente frase: "Felicitaciones por una carrera para el Salón de la Fama".