Los meteorólogos federales afirmaron el jueves que hay que prepararse para otra intensa temporada de huracanes, quizás inusualmente violenta.

En su pronóstico indicaron que habrá de 13 a 20 tormentas con nombre propio en el Océano Atlántico, 7 a 11 de las cuales se convertirán en huracanes y de 3 a 6 serán de gran magnitud.

La Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) dijo que existe un 70% de probabilidades de que este año sea más activo que una temporada de huracanes promedio. La temporada comienza el 1 de junio y se prolonga hasta noviembre.

Si uno vive en un área propensa a ser azotada por huracanes en el Océano Atlántico o en el Golfo de México, "esta advertencia le concierne", dijo la administradora interina de NOAA, Kathryn Sullivan.

En un año normal se presentan 12 tormentas con nombre propio, 6 huracanes y 3 tormentas de gran magnitud cuyos vientos superan los 176 kilómetros por hora (110 mph).

La temporada del año pasado fue considerada la tercera más activa en la historia registrada por el número de tormentas, que sumó 19. Diez se convirtieron en huracanes y dos alcanzaron gran fuerza destructora, entre ellas Sandy, aunque ya había perdido su nivel de huracán cuando se abatió contra tierra en Nueva Jersey.

La única tormenta que azotó la costa estadounidense con categoría de huracán fue Isaac, que tocó tierra en Luisiana con vientos de 130 kph (80 mph) tras pasar por el Caribe y amenazar la convención republicana que se realizaba en Tampa, Florida.

Este año, todos los factores que se toman en consideración en los pronósticos de huracanes señalan que se tratará de una temporada muy activa, o extremadamente activa, destacó el principal meteorólogo Gerry Bell, del Centro de Pronóstico del Clima.

Esos factores incluyen: mayor nivel de temperatura que el promedio en las aguas oceánicas, el período cenital de un ciclo de actividad de huracanes, la ausencia del fenómeno de El Niño que caliente el Océano Pacífico y un patrón activo de sistemas de tormentas procedentes del occidente de África.

La temporada de huracanes del Atlántico pasa por ciclos de alta y baja actividad cada 25-40 años con base en patrones climáticos de gran escala en la atmósfera. Un período de gran actividad comenzó en 1995, destacó Sullivan.

Las aguas del océano tienen una temperatura 1,4 grados Celsius (0,8 F) más alta de lo normal, pero no está tan alta como ha estado en otros años activos, agregó Bell.

Los pronósticos no incluyen el lugar donde se van a producir las tormentas.

Durante la temporada de seis meses, los meteorólogos nombrarán las tormentas tropicales cuando alcanzan vientos de 63 kilómetros por hora (39 mph).

Los nombres de este año son: Andrea, Barry, Chantal, Dorian, Erin, Fernand, Gabrielle, Humberto, Ingrid, Jerry, Karen, Lorenzo, Melissa, Nestor, Olga, Pablo, Rebekah, Sebastien, Tanya, Van y Wendy.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino

Agréganos en facebook.com/foxnewslatino