El tradicional desfile de estrellas y modelos que cada tarde ocupan la alfombrar roja de Cannes llevará hoy parte del estrellato a la tradicional gala contra el sida organizada por Amfar, que este año celebra su vigésima edición.

El año pasado esa asociación estadounidense logró recaudar el récord de 11 millones de dólares (unos 8,5 millones de euros) y esta vez aspira a superar la cifra con una lista de invitados que refleja el habitual maridaje entre las artes, la moda y el cine presente en el festival.

Entre ellas, si no hay cambios inesperados de agenda, un nombre que habitualmente se esconde detrás de las cámaras y que hoy se ganó su propio protagonismo: la estadounidense Annie Leibowitz, galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación.

Considerada la fotógrafa de las estrellas y una de las mejor pagadas, compartirá cena y fiesta con muchas de las caras del mundo al que ha fotografiado.

Entre ellas, las modelos Alessandra Ambrosio, Heidi Klum, Karolina Kurkova, Milla Jovovich o la española Eugenia Silva, que acudirá vestida del también español Jesús del Pozo.

Las actrices que desde el inicio del festival el pasado 15 de mayo han acudido con película propia, como Marion Cotillard, que presentó fuera de competición el filme "Blood Ties", son otras de las figuras esperadas, al igual que la maestra de ceremonias de Cannes, la también francesa Audrey Tatou.

Al propósito de aportar fondos, que suele hacerse a través de una subasta en un hotel de lujo de Antibes, a las afueras de Cannes, se espera que se unan también el diseñador Roberto Cavalli, el actor Adrien Brody, la actriz Jessica Chastain o la bailarina de burlesque Dita Von Teese.

Y más allá del cuantioso material gráfico que ese desfile de caras conocidas aporta a fotógrafos y reporteros, los organizadores no olvidan su propósito solidario, que desde su primera edición en 1993, según recuerdan, ha recaudado más de 80 millones de dólares (unos 62 millones de euros) para la investigación contra el sida.