Robert Redford hace valer las acciones más que las palabras en el drama de un naufragio "All is Lost".

No tiene otra opción. La historia del hombre contra la naturaleza en la forma de un marinero solitario a la deriva en el Océano Índico no tiene mucho diálogo, sólo unas cuantas líneas en off al comienzo y algunas groserías sentidas.

Redford dijo que se sintió emocionado por el "reto de estar en soledad, solo, sin las muletas de las palabras".

"All Is Lost", la segunda película de J.C. Chandor ("Margin Call"), se presentó el miércoles fuera de competencia en el Festival de Cine Cannes, donde la cinta y Redford, de 76 años, tuvieron una buena acogida.

El diario The Independent declaró a la película como "un espectáculo completamente convincente" mientras la publicación Variety calificó a Redford de "magnífico".

"Creo en el valor del silencio en el cine", dijo Redford a los reporteros. "También creo en su valor en la vida, porque hay mucha plática, quizá demasiada".

El silencio "te obliga como actor a estar completamente metido en tu papel", agregó. "Si no lo estás, se notará. Y ese es un reto atractivo".

"Te permite ser totalmente libre y olvidar todo lo que está a tu alrededor excepto aquello a lo que debes poner atención, que en este caso es el bote, el mar y los problemas que vienen".

Redford, quien ha dirigido películas como "Quiz Show" y "The Horse Whisperer", también dijo que "realmente quería tener una experiencia en la que me pudiera entregar totalmente a un director".

Chandor, quien estrenó "Margin Call" en 2011 en el Festival de Cine de Sundance, creado por Redford, dijo que siempre pensó en el actor para el papel.

Solo en la pantalla en la hora y 45 minutos de la película, Redford da una clase magistral de actuación física. Su famoso rostro, tan bronceado y granuloso como la madera de su barco, es inexpresivo.

Confinado al claustrofóbico escenario del yate dañado y sosegado, y después a un diminuto bote salvavidas, expresa la lucha física del personaje con los elementos y su situación en deterioro.

Aunque se usaron algunos dobles para algunas escenas de la película, que se filmó en gran parte en el mar abierto, Redford se enorgulleció de interpretar él muchas de las escenas de gran exigencia física en el filme.

"Decidí que quería hacer lo físicamente posible para mí", dijo Redford.

"Pensé que si yo día hacer algunas de esas cosas de acción iba a ser mejor para (Chandor) y mucho mejor para mi ego, así que, ¿por qué no?".

Chandor, quien escribió el guion pensando en Redford, dijo que fue un gusto quitarle al actor "su herramienta más bella además de la quijada: su voz".

"Su voz es algo hermoso y se la quitamos casi por completo".

También dijo que silenciar a un actor con el poder de Redford como ícono del cine le ayudó a que la cinta tuviera una mayor resonancia.

Redford dijo que la película podría verse de diferentes maneras, como un reflejo de la naturaleza y nuestra relación destructiva con ella, o como un contraste a nuestro mundo hiperactivo impulsado por la tecnología.

"He visto el papel que la tecnología ha jugado para que las cosas sean más y más rápidas", dijo. "Hay demasiada gente hablando todo el tiempo".

"Esta película se trata de no tener nada de eso ... Quizá esta película sea vista en contraste, porque no hay nada más que los elementos. Nada más que el clima, un hombre, un bote, eso es todo. Quizá esto podría contrastarse con todo el ruido que hay y creo que confunde a la gente".

___

Jill Lawless está en Twitter como https://twitter.com/JillLawless