La filmografía de James Franco empieza a parecerse más a un librero, uno muy respetable.

El estadounidense de 35 años ya ha interpretado a los poetas Allen Ginsberg ("Howl") y Hart Crane ("The Broken Tower"). Recientemente terminó de dirigir una adaptación de "Child of God", de Cormac McCarthy (tras haber coqueteado con la idea de hacer otra novela de McCarthy, "Blood Meridian"), así como una cinta biográfica del poeta y novelista Charles Bukowski.

Esta semana, en el Festival de Cine de Cannes, estrenó su versión de "As I Lay Dying" de William Faulkner, un novela de perspectivas fracturadas y enormes retos cinematográficos. Tras haberse presentado en Cannes con un cortometraje que hizo cuando era estudiante en la Universidad de Nueva York ("The Clerk's Tale"), participar en la selección Un Certain Regard — para obras innovadoras o atrevidas de jóvenes talentosos — es una especie de graduación para Franco.

"Aquí me aceptan como director", dijo en una entrevista en un muelle en el puerto de Cannes frente al Mar Mediterráneo. "Claro que esto me da validez, pero es más que eso. He tratado de definirlo para mí mismo. La validación viene de fuera, pero está haciéndome algo dentro".

La versión de Franco de "As I Lay Dying" es un intento respetable de abordar una difícil novela estadounidense, famosa por su flujo de conciencia y múltiples cambios de narrador. Muestra a Franco, quien también estelariza la película como el atribulado Darl Bundren, como un cineasta maduro que revela el que podría ser su trabajo más personal.

"Si alguien me preguntara si pudiera hacer cualquier proyecto, este sería el proyecto", dijo, un halago viniendo de alguien que suele estar con 10 cintas a la vez.

Gran parte se logra por la diligencia de Franco; su manejo de papeles, incluyendo el de cineasta en ciernes, actor de comedia (en "This Is the End" próxima a estrenarse), presentador letárgico en los Oscar, artista de espectáculos y estudiante eterno. Pero cada vez es más claro lo importante que son para él las adaptaciones cinematográficas.

"Como artista buscas ¿cuál es tu posición única? ¿Cuál es tu voz única?", dijo Franco. "Tengo esos dos mundos ahora, estudié una maestría en literatura y estoy trabajando en mi doctorado en literatura. Así que tengo estos dos mundos que siento que puedo unir".

El tema de su disertación en Yale va muy a modo, se trata de la relación entre el cine y la literatura.

"Cuando ambos se unen, me emociona", dijo. "Siento que una gran energía es creada y un trabajo que no siento que haya existido de esta forma es el resultado. Para mí eso dice: Esto es lo que deberías estar haciendo".

La mayor parte de las escenas de la película se presentan con la pantalla dividida, mostrando a los miembros de la familia Bundren mientras viajan para enterrar a su matriarca. En su elenco participaron Tim Blake Nelson, Logan Marshall-Green y Ahna O'Reilly.

"La forma en la que la filmamos, las cámaras que usamos, la forma en la que la editamos, la forma en la que estructuramos la película, la división de la pantalla, todas esas cosas son muy contemporáneas", dijo. "Así que tenemos esta película histórica que es presentada por técnicas contemporáneas que con suerte, y creo que sí lo logra, da una vida nueva a la novela".

Naturalmente hay otra adaptación en camino para Franco. Pronto comenzará la producción para la próxima película que dirigirá, "The Garden of Last Days", basada en la novela de Andre Dubus III.

___

Jake Coyle está en Twitter como: http://twitter.com/jake_coyle