El ministro de Culturas, Pablo Groux, se declaró sorprendido y calificó de ofensivo a su país el pedido del actor Sean Penn para eliminar a Bolivia del rally Paris-Dakar del próximo año si no es exonerado un ciudadano estadounidense procesado por la justicia boliviana.

Se trata de "la peor de sus actuaciones de toda su trayectoria (de Sean Penn), es una declaración ofensiva con el pueblo boliviano absolutamente descontextualizada, irresponsable e inconsecuente", declaró el martes a periodistas el ministro Groux.

Penn exhortó al Congreso estadounidense el lunes a pedir a las empresas patrocinadoras del rally que condicionen su apoyo a la liberación del empresario agroindustrial Jacob Ostreicher, procesado por sospechas de lavado de dinero en Bolivia.

El presidente Evo Morales declaró el año pasado al actor y activista, embajador de buena voluntad a favor de la causa marítima boliviana y por la despenalización internacional del masticado de coca, una práctica ancestral de los indígenas bolivianos.

"Estoy seguro que las buenas personas en estas compañías no quieren apoyar el encarcelamiento perpetuo de inocentes y reconocerán la necesidad de retirarse apoyado en principios, si el gobierno de Bolivia no actúa", dijo Penn refiriéndose a empresas como Total, Michelin, Honda, Mitsubishi y Red Bull entre otras.

La competencia incluirá en su edición 2014 por primera vez un tramo en territorio boliviano.

"Esta presión internacional puede ser exactamente lo que necesita el presidente de Bolivia para finalmente extirpar el cáncer maligno de la corrupción que está matando al sistema judicial boliviano y miles de inocentes como Ostreicher", agregó Penn.

El actor visitó en tres ocasiones Bolivia el año pasado para interceder ante Morales por la liberación de Ostreicher, quien pasó 18 meses en una cárcel. Sus gestiones permitieron que un juez cambiara la prisión por el arresto domiciliario para el agroindustrial estadounidense. Este se ha declarado inocente de las sospechas.

Sin embargo, el proceso en contra de Ostreicher quedó estancado, dijo a la AP el abogado Jimmy Montaño. La defensa presentó un pedido de sobreseimiento para que se extinga la causa ante la falta de pruebas. La fiscalía no se pronunció y tampoco ha presentado una acusación formal respaldada por evidencias en contra de Ostreicher desde junio de 2011, dijo Montaño.

Ostreicher ha pedido a través de carta una audiencia con Morales pero no se conoce de una respuesta. Su caso destapó el año pasado una red de corrupción en la justicia que lo extorsionaba, la misma que estaba encabezada por el director jurídico del Ministerio de Gobierno, Fernando Rivera, actualmente preso.