Sofia Coppola tenía sólo 8 años cuando llegó por primera vez al Festival de Cine de Cannes. Su padre, Francis Ford Coppola, iba a presentar un corte de una película con la que tenía años lidiando "Apocalipsis".

"Tengo lindos recuerdos de Cannes", dijo Coppola en una entrevista el jueves en la azotea del Palais, la sede del festival. "Recuerdo venir aquí de niña y mi primera película, 'Virgin Suicides', se presentó por primera vez aquí. Siento que mi carrera comenzó aquí".

Es fácil pensar que el haber crecido en este tipo de ambiente influyó bastante en la más reciente película de Coppola, "The Bling Ring", un drama impávido sobre un grupo de adolescentes obsesionados con celebridades en Los Angeles que entran a robar las casas de Paris Hilton y otras estrellas. Pero Coppola dijo que el mundo del cine en el que creció no es el mismo que el de la cultura obsesionada por los famosos de ahora.

"Claro que me daba cuenta que la gente actuaba diferente en frente de mi papá, era parte de cómo crecí", dijo Coppola. "(Pero) este mundo parece desconocido para mí, este tipo de cultura de tabloides y estrellas de realities".

"The Bling Ring", que se estrenó en la sección Un Certain Regard de Cannes el jueves, es la tercera película de Coppola que aborda el tema de la fama. Tras su "María Antonieta" (su versión moderna de la historia de la reina francesa) llegó "Somewhere" (2010), un drama minimalista sobre un actor reconocido y su hija de 11 años.

"The Bling Ring" está basada en una historia verdadera que la directora conoció por un artículo de Vanity Fair, sobre un grupo de estudiantes de secundaria que investigaban en internet las actividades que tendrían las estrellas, como estrenos o galas, para aprovechar e ir a robar bolsos, zapatos y ropa de sus casas con el deseo de vivir la opulencia de las celebridades.

Hay algo irónico en estrenar la película en Cannes, la famosa ciudad de la rivera francesa llena de tiendas exclusivas y hoteles de lujo.

"Parece el escenario perfecto para 'The Bling Ring' cuando una ve gente caminando con esos tacones", dijo Coppola, quien opta por un estilo menos despampanante. "Es un lugar glamoroso así que parece apropiado".

Coppola seleccionó para su filme en su mayoría a actores desconocidos para los papeles principales (Israel Broussard, Katie Chang, Claire Julien), con la notable excepción de la estrella de "Harry Potter" Emma Watson, quien logra un acento muy californiano en su papel. La actriz elogió a Coppola por su calma mientras que Chang destacó su franqueza con los actores.

La cinta se estrenará el 14 de junio en Estados Unidos y ya ha sido comparada con la historia de un grupo de chicas desenfrenadas "Spring Breakers" de Harmony Korine. Las diferencias entre ambas películas son muchas, pero las dos retratan la emoción de chicas jóvenes y atractivas que erran en nombre de la superficialidad. Ambas también comparten la misma distribuidora, A24 Films.

Aunque Coppola no ha visto "Spring Breakers", dijo que entiende que "hay una especie de aspecto de cultura-basura en el ambiente".

Y si existe un epicentro para esa cultura quizá es el armario de zapatos de Paris Hilton. Coppola filmó en la mansión de Hilton donde los adolescentes hurgaron sus zapatos y su sala-club nocturno. La heredera del imperio hotelero aparece fugazmente en la película.

Al igual que "Somewhere", "Bling Ring" retrata Los Angeles de un modo vago y superficial.

"No estaba tratando de hacer una historia sobre Los Angeles, simplemente me encontré ese artículo y no podía desarrollar la historia en otra parte", dijo Coppola, quien vivió en Los Angeles cuando era veinteañera pero que ahora vive en Nueva York con su esposo, Thomas Mars de la banda Phoenix, y sus dos hijas.

"(La ciudad) tiene algo exótico, nada se le parece. Para mí, es el centro de este aspecto de nuestra cultura".

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jake_coyle