El Festival Cinematográfico de Cannes tuvo un comienzo a toda orquesta el miércoles con la presencia de Stephen Spielberg como presidente del jurado y el estreno europeo de "The Great Gatsby", de Baz Luhrmann.

En un miércoles lluvioso, el elenco de Gatsby arribó a la conferencia de prensa previa, jubiloso por el éxito inicial de público, aunque no de crítica.

"Yo sabía que sería así", dijo Luhrmann, al recordar que la novela de F. Scott Fitzgeraald tuvo una fría recepción de la crítica cuando apareció en 1925. "Sólo me importa que la gente venga a verla".

"Gatsby" recaudó 51,1 millones de dólares la semana del estreno.

La exhibición una semana después de su estreno mundial en cines de Norteamérica no es lo habitual en Cannes. Pero el filme, deslumbrante y lleno de glamour, está perfectamente a tono con el festival. Y significa el retorno de Leonardo DiCaprio, en el papel protagónico de Jay Gatsby, a la alfombra roja de Cannes.

Luhrmann observó que la película llevó a la novela a la cima de la lista de best sellers y le permitió vender más ejemplares en una semana que en toda la vida del autor, y DiCaprio añadió con una sonrisa: "Y a la adaptación cinematográfica no le va nada mal en la taquilla".

Spielberg presidirá un jurado verdaderamente estelar con nombres como Nicole Kidman, Ang Lee y Christoph Waltz. La presentación será en las próximas horas, durante la ceremonia inaugural.