George Hill anotó 26 puntos, mientras que Paul George aportó 18 puntos y 14 rebotes, para ayudar el martes a los Pacers de Indiana en su triunfo por 93-82 sobre los Knicks de Nueva York, y con ello ponerse 3-1 en la serie de segunda ronda de los playoffs.

Indiana necesita una victoria más para clasificarse a la final de la Conferencia del Este por primera vez desde 2004. El quinto partido se disputará el jueves en el Madison Square Garden.

Carmelo Anthony, el campeón anotador de la NBA, salió por acumulación de faltas cuando sumaba ya 24 puntos. J.R. Smith metió 19 puntos en otra pésima noche para los Knicks.

El partido siguió un libreto ya conocido.

Mala puntería de Nueva York, Indiana dominó bajo los tableros y los Knicks sencillamente se desplomaron en la segunda mitad del encuentro.

El duelo se le fue de las manos a los Knicks temprano. Indiana cerró el primer cuarto con una andanada 9-2 que desniveló un empate 14-14. Cinco puntos fue lo más cerca que Nueva York pudo achicar la diferencia durante el resto del partido.

Indiana ostenta marca de 5-0 como local en los playoffs, triunfante por más de 10 puntos en cada uno de esos partidos.

Los Pacers y los Grizzlies de Memphis son los únicos equipos que no han perdido en casa esta postemporada.

Pero este fue otro mediocre desempeño de los Knicks, que han perdido cinco de sus últimos cinco partidos.

Nueva York acertó apenas el 35,5% de sus tiros de campo y el 28,6% de los intentos de triple. Indiana les superó 54-36 en el rubro de rebotes.

Y, a ratos, los Knicks perdieron la compostura.

Tyson Chandler, Kenyon Martin y Amare Stoudemire se combinaron para jugar 42 minutos en la primera mitad, acumulando siete puntos, nueve rebotes y nueve faltas entre los tres. Chandler y Stoudemire fueron sancionados con faltas técnicas y Smith tuvo suerte que no le pitaran una. El técnico Mike Woodson se pasó la noche reclamándole a los árbitros.