Baz Luhrmann cree que no habría dirigido "The Great Gatsby" — o ninguna otra película — si no fuera por el Festival de Cine de Cannes.

"Si no hubiera Cannes, no estaría sentado contigo", dijo Luhrmann en una entrevista reciente.

Cuando Luhrmann inaugure la 66ta edición del Festival de Cine de Cannes el miércoles, con el estreno internacional de "El gran Gatsby", el acto marcará un regreso emotivo para el director australiano. De muchas formas, el festival es el lugar donde nació como cineasta.

En 1992, Luhrmann había completado su primera película "Strictly Ballroom", una cinta de bajo presupuesto sobre un heterodoxo bailarín de salón en Australia. El filme se basaba en la obra de teatro que el propio Luhrmann había escrito.

La película, hecha con 3 millones de dólares, había tenido problemas para conseguir fondos y no tuvo buena aceptación en casa. Un distribuidor que la presentaría la calificó, según Luhrmann, "como lo peor que había visto".

"Nadie quería financiar una película australiana sobre baile de salón", dijo Craig Pearce, coautor de los guiones tanto de "Strictly Ballroom" como de la adaptación de Luhrmann a la novela de F. Scott Fitzgerald "El gran Gatsby". Les pareció que era "la peor idea del mundo".

Pero cuando Luhrmann y su futura esposa Catherine Martin se lamentaban por su fracaso, el director recibió una llamada de Cannes en la que le ofrecían un lugar en la sección Un Certain Regard (Una Cierta Mirada), destinada a nuevos directores.

En el momento en que se exhibía en Cannes, "un guardia de seguridad se inclinó y me dijo 'Monsieur, de aquí en adelante su vida no volverá a ser igual'" dijo Luhrmann, aún encantado con ese recuerdo. "Así comenzó mi vida en el cine".

"Strictly Ballroom" se estrenó en una función de medianoche.

"Estábamos sentados y tomados de las manos, con el corazón a punto de reventar", dijo Pearce. "Comenzó con algunas risas oportunas".

La respuesta en Cannes creció y terminó con una ovación de pie y con la gente bailando en los pasillos del cine. Los distribuidores corrieron a comprar la película. Miramax la ganó. La cinta ganó el Prix de la Jeunesse (el premio del jurado joven) y también se llevó premios del Instituto Australiano de Cine.

Luhrmann ha mantenido una relación cercana con Cannes, donde su "Moulin Rouge" protagonizada por Nicole Kidman y Ewan McGregor inauguró el festival en 2002. Algunos se mostraron reacios cuando Cannes anunció que "El gran Gatsby", protagonizada por Leonardo DiCaprio y Carey Mulligan, inauguraría el festival a pesar de que se estrenó cinco días antes en Norteamérica.

Pero para Luhrmann, llevar "Gatsby" a Cannes (cerca de donde Fitzgerald escribió una parte de la novela en 1925) cierra el ciclo que comenzó con "Strictly Ballroom".

"Ahora regreso, tantos años después, con hijos, para estar en la playa a menos de 30 kilómetros (20 millas) de donde F. Scott Fitzgerald escribió 'El gran Gatsby''', dijo Luhrmann. "¿Se habría imaginado él que 88 después el libro en el que estaba trabajando sería presentado en un gran palacio del cine en 3D?"

"¿No es un gran círculo? Claro que sí", agregó Luhrmann.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jake_coyle