Los Pacers de Indiana han aprovechado las segundas oportunidades durante toda la temporada, y no contemplan cambiar ahora.

Después de desaprovechar la oportunidad de tomar control de la semifinal de la Conferencia del Este en el segundo partido de la serie, los Pacers se recuperaron el sábado con un triunfo por 11 puntos en el tercer juego.

Ahora tienen la oportunidad de colocarse a una victoria de la final de conferencia si derrotan como locales a Nueva York el martes.

"Debemos encarar ese partido de la misma forma con la que ellos lo van a afrontar, y es con la mentalidad de que es un partido que deben ganar sí o sí", dijo Paul George, de los Pacers, el lunes. "Debemos quedarnos con este partido. Tenemos que tomar el control de este juego, hacer valer nuestra localía. Eso nos conduciría a ganar la serie".

Los Pacers se encuentran en una situación inmejorable.

Sólo dos equipos — Indiana y Memphis — iniciaron la semana con foja invicata en casa durante los playoffs. Indiana ha ganado sus cuatro partidos por un promedio de 16,5 puntos y Memphis se dirigía al encuentro del lunes por la noche con un margen de victoria de 13 puntos como local. En cuando a los Knicks, bueno, tienen foja de 0-3 en el Bankers Life Fieldhouse esta temporada.

Indiana también terminó la temporada regular como el mejor equipo de la NBA en rebotes y ha lucido aún más dominante en los playoffs, algo de lo que Nueva York se dio cuenta por las malas. Los Knicks han sido superados con facilidad en los rebotes en ambas derrotas y el sábado fueron superados 20-10 en puntos anotados en segundas oportunidades.

Si los Pacers logran hacerlo de nuevo en el cuarto enfrentamiento, es muy probable que los Knicks — que se clasificaron en el segundo sitio de la conferencia — regresen a Nueva York enfrentando una desventaja de 3-1 en la serie al primer que consiga cuatro victorias.

Recientemente, Nueva York ha lucido anémico por completo a la ofensiva y no parece que sus suplentes estén mejorando, literalmente.

J.R. Smith, el mejor suplente de la NBA esta temporada, sufrió el sábado con una fiebre. Se perdió las prácticas de los dos últimos días, pero ha prometido estar listo para el martes por la noche. Kenyon Martin, vital para el juego defensivo frente a Indiana, se despertó sintiéndose enfermo el domingo. Martin tampoco se ha entrenado en los últimos entrenamientos.

La participación de ambos jugadores está en duda para el martes.

El lunes, Iman Shumpert se sumó a la lista de jugadores con quebrantos, en su caso por dolor en la rodilla izquierda. El entrenador Mike Woodson dijo que es probable que Shumpert participe en el cuarto partido de la serie.

El líder encestador de la NBA esta campaña, Carmelo Anthony, y Smith se combinaron para acertar apenas 40 de sus 112 tiros de campo contra Indiana.

Anthony buscará repuntar tras un magro último cuarto en el que no encestó tiros de campo y aportó sólo dos puntos.

"No me gustaría regresar a casa con una desventaja de 3-1, por lo que el juego del martes es crucial para nosotros", dijo Woodson. "Tengo que reanimar a estos muchachos y hacer que estén listos".