Hay cantantes amateur que para ganar 10.000 dólares son capaces de ser sumergidos en un tanque repleto de serpientes o caminar entre alacranes, mientras interpretan éxitos populares, como lo demuestra el reality "Killer Karaoke".

La emisión, estrenada recientemente en América Latina por el canal de cable TruTV, mezcla formatos de programas de talento, como "American Idol", con las pruebas físicas impactantes que caracterizan las producciones asiáticas de este tipo.

El morbo que despierta ver a los participantes con los nervios de punta, mientras tratan dar su mejor interpretación vocal es tal que algunos de los fragmentos de la emisión que se encuentran en YouTube acumulan casi 10 millones de vistas, como el de una mujer que es sumergida en un tanque de agua con serpientes mientras interpreta el éxito country "Redneck Woman".

"Este show trae el debate sobre hasta dónde llega la televisión. Killer Karaoke podría ser el paradigma de la nueva televisión o lo que no debería ser", dijo el jueves Felipe de Stefani, vicepresidente principal de canales de tendencias de Turner Latinoamérica. "Hay toda una fascinación del público por todo lo que se llama realidad voyerista o realidad guionada, el morbo, la televisión y la manera de reírnos con la televisión y la pregunta es si estamos delante del nacimiento de un nuevo tipo de entretenimiento o de un humor distinto a partir de los realities", agregó De Stefani en videoconferencia desde Argentina.

En "Killer Karaoke", basado en el concepto del programa británico "Sing if you can", los concursantes deben satisfacer las exigencias de un panel de jueces quienes se enfocan en las habilidades vocales, sin importar el tipo de pruebas al que se someten.

El éxito del programa ha sido tal que en Estados Unidos ya se prepara una segunda temporada y en varios países de América Latina hay canales de televisión abierta interesados en desarrollar versiones locales, según De Stefani.

El ejecutivo atribuyó la popularidad del concurso a su naturaleza, pues "existe un impulso humano a ver aquello más turbulento".

"Los participantes son gente que está siendo maltratada. El hombre está participando porque quiere y está buscando su gloria, los cinco minutos de fama. Mucha de la gente que hoy es famosa surge de este tipo de programas", señaló De Stefani.

La producción, estrenada en noviembre en Estados Unidos, tiene como presentador a Steve O, quien saltó a la fama por su participación en el reality de MTV "Jackass", en el que realizaba arriesgadas y alocadas pruebas que le dejaron varias heridas y lo llevaron al hospital.

Pero a diferencia de la suerte de Steve O en "Jackass", otros realities han tenido consecuencias fatales. En marzo un concursante de "Koh-Lanta", la versión francesa de "Survivor", murió de un infarto durante la grabación del programa en Camboya. En abril, uno de los entrenadores de la versión china de "Splash!" murió al enseñar un clavado a una de las participantes.

De Stefani aseguró que, en el caso de las producciones de Turner, los creativos y realizadores que desarrollan estos conceptos tienen límites para evitar situaciones extremas como lesiones graves o la muerte.

"Lo que no puedes hacer (como productor) es hacer que haya un herido. Juegas a que pase, pero nunca (debe) pasar"

___

Isaac Garrido está en Twitter como: https://twitter.com/igarridoAP