Lionel Messi escribió el domingo un nuevo capítulo en su libro de gestas al salir de suplente, marcar un doblete e impulsar la victoria 4-2 del Barcelona ante Betis y que acercó a los azulgranas a la conquista de su 22da liga española.

Messi, con problemas físicos desde el 2 de abril, cuando se lesionó en los cuartos de final de la Liga de Campeones, inició en la banca por segundo partido consecutivo tras la goleada (3-0) sufrida el miércoles ante el Bayern Munich en semifinales.

Pero en esta ocasión necesitó apenas 15 minutos para dar la vuelta a un partido que se le había puesto cuesta arriba al equipo de Tito Vilanova.

El colombiano Dorlán Pabón había puesto en ventaja a Betis a los dos minutos y, tras nivelar el chileno Alexis Sánchez a los nueve, Rubén Pérez (43) marcó de nuevo por los visitantes.

Pero la simple estampa de Messi como ingreso inminente coincidió con el 2-2 de David Villa (56) y, en el segundo balón que tocó, "La Pulga" firmó un golazo de tiro libre directo que decantó la balanza a los 60.

Su segunda diana a los 71 le dejó con 46 como máximo cañonero del campeonato y 60 en el total de la temporada.

La 34ta fecha había iniciado con la posibilidad de que el Barsa celebrara el título, pero el Real Madrid, segundo con 11 puntos de desventaja respecto a los azulgranas, ganó 4-3 al Valladolid el sábado y retrasó al menos tres días los festejos del Barsa.

El equipo azulgrana, que suma 88 puntos, será campeón si el Madrid (77) no gana al Málaga el miércoles, en partido adelantado por la disputa de la final de la Copa del Rey.

Las cosas empezaron bien para el Betis gracias al sexto gol en liga de Pabón, que persiguió con más fe que la defensa azulgrana un cabezazo en diagonal y, tras recortar en carrera, cruzó con serenidad ante Manuel Pinto, sustituto del lesionado Víctor Valdés.

Los locales iniciaron destemplados el segundo tiempo hasta que Vilanova llamó a Messi a los 56 minutos y el cambio aceleró las pulsaciones de Villa, quien curó su mala puntería cabeceando a la red un centro de Dani Alves.

Messi pareció dosificarse en sus carreras, pero el segundo balón que tocó fue a balón parado y lo hizo con maestría, superando la barrera verdiblanca y la estirada de Adrián San Miguel, quien vio como la pelota caía en el rincón izquierdo.

Con el estadio rendido a sus pies, Messi se atrevió con otro tiro libre directo que impactó en la cruceta.

Fue el preludio del segundo, con tacón de Iniesta, generosidad de Alexis y finalización de Messi.

En partidos anteriores, el Sevilla reforzó sus escasas opciones de clasificarse a competiciones europeas al derrotar 3-0 al Espanyol, distanciándose en tres puntos del equipo del técnico mexicano Javier Aguirre.

Los locales se adelantaron con un gol en contra de Joan Capdevila a los 11 minutos y ampliaron mediante Andújar Moreno "Coke" (19) y Alvaro Negredo (23) para sumar 46 puntos que les valen la octava plaza por la 34ta fecha.

El conjunto de Aguirre, con 43 unidades, marcha 11ro y ve sensiblemente mermadas sus aspiraciones europeas.

"La virtud del equipo es que lo hizo fácil cuando todo estaba muy difícil. Cuando hablamos de Europa, la cagamos", declaró el " Vasco", quien fichó por el Espanyol cuando era colista.

Mallorca siguió hundido en el último lugar al conceder un empate 1-1 como local ante un Levante que hizo valer el gol de Robert Acquafresca (42), para nivelar el tanto inicial de Tomer Hemed a los siete.

Zaragoza salió de la zona de descenso, con 33 puntos, tras hilvanar su segunda victoria consecutiva: un 3-0 frente al Rayo Vallecano. Los goles fueron obra de Antonio Galdeano "Apoño" (26 y descuentos sobre el final) y Víctor Rodríguez (50).

El Rayo, que solo contabiliza un triunfo en las últimas siete fechas, marcha noveno con los mismos 46 puntos que Sevilla, a siete de las plazas europeas.