El británico Mark Cavendish ganó el sábado la primera etapa del Giro de Italia, en un sprint final que fue afectado por un choque cerca de la meta.

El pelotón se dividió en dos grupos cuando varios ciclistas se cayeron a menos de dos kilómetros de la meta, y sólo quedaron entre 10 y 15 para luchar en el sprint.

Cavendish, del equipo Omega Pharma-Quick Step, cronometró 2 horas, 58 minutos, 38 segundos en el circuito de 130 kilómetros por el centro de Nápoles, que tuvo una recta final plana y larga.

Cavendish ahora ha ganado 37 etapas combinadas del Giro, el Tour de Francia y la Vuelta a España, las tres grandes carreras del ciclismo mundial.

El italiano Elia Viviani, del equipo Cannondale, arribó segundo, seguido por el francés Nacer Bouhanni, de FDJ.

Los favoritos Bradley Wiggins y Vincenzo Nibali, además del campeón defensor Ryder Hesjedal, llegaron con el pelotón principal.

Cavendish ganó una etapa del Giro por 11ra ocasión, y utilizará la maglia rosa de líder general el domingo en la segunda etapa, una contrarreloj por equipos en la isla de Ischia.

Esta será la cuarta vez que Cavendish lleva la maglia rosa. La tuvo por dos días en 2009 cuando su anterior equipo Columbia ganó la contrarreloj inicial, y por un día en 2011 luego de conquistar una etapa.

"La he llevado al comienzo antes, pero eso fue gracias a mi equipo", comentó el británico. "Tenía muchas ganas de ganar aquí en Nápoles... ahora quiero comer pizza".

La ruta, que tuvo dos colinas pequeñas, transitó por carreteras estrechas y en algunos sectores de adoquín, que provocaron varios accidentes. Entre los que cayeron al suelo estuvieron el francés Laurent Pichon, el italiano Matteo Rabottini y el español Miguel Minguez Ayala.

La contrarreloj del domingo es un recorrido de 17,4 kilómetros desde Ischia hasta Forio.

La carrera termina el 26 de mayo en Brescia.