La Asociación Nacional de Poseedores de Armas ha pasado gran parte del último año bajo asedio, defendiendo fervientemente el derecho a la tenencia de armas de fuego luego de las matanzas en Colorado y Connecticut, y repeliendo la creciente presión para que Washington y los congresos estatales promulguen leyes de control de armas más estrictas.

Ahora, luego de anotarse una importante victoria sobre el presidente Barack Obama con el rechazo a una iniciativa de control de armas en el Senado federal, la poderosa asociación, conocida comúnmente por sus siglas en inglés NRA, se congregará este fin de semana en Houston para su convención anual.

"Si eres miembro de la NRA, mereces estar orgulloso", escribió la semana pasada Wayne LaPierre, el director ejecutivo de la asociación, a los cinco millones de miembros de la organización, a quienes aseguró que "ejemplifican todo lo bueno y justo de Estados Unidos".

La NRA no pudo haber escogido un lugar más acogedor para refrescar a la tropa. Se prevé la asistencia de más de 70.000 personas al evento de tres días que se realizará bajo el tema "Apostarse y luchar", y que incluye una exposición de armas, un mitin político y una reunión de estrategia.

Texas, con su condición de zona limítrofe y fuerte sentido de independencia, es uno de los estados que más defienden la tenencia de armas. Más de 500.000 personas tienen licencia para portar armas, entre ellas el gobernador Rick Perry, quien alguna vez se jactó de balear un coyote una mañana que salió a trotar.

El gran acto del viernes es un foro político con discursos de varios líderes conservadores nacionales, incluido Perry, la ex candidata presidencial Sarah Palin, el ex candidato presidencial y senador Rick Santorum, y el senador Ted Cruz, quien se ha convertido en uno de los principales portavoces del movimiento "tea party" en Washington desde que fue elegido el año pasado.

El portavoz de la NRA Andrew Arulanandam predijo que la convención atraerá a la multitud más grande de su historia.

"El actual ambiente (político) ayuda", dijo.

Para Mike Cox, miembro de la NRA e instructor en uso de armas, la reciente votación en el Senado mostró no sólo el poder la NRA, sino la necesidad de reclutar más afiliados.

"Hay mucho entusiasmo ahora", dijo Cox. "Esto de ninguna manera ha terminado".

Los defensores del control de armas dijeron que planean estar presentes durante la convención de la NRA, y han planeado una vigilia por las víctimas de la violencia con armas de fuego, una recaudación de firmas para apoyar el chequeo universal de antecedentes a los compradores de armas y una manifestación afuera del centro de convenciones.

___

El periodista de The Associated Press Alan Fram, en Washington, contribuyó a este despacho.