El ex baterista de los Doors, John Densmore, trata de mantener vivo el espíritu de Jim Morrison en su nuevo libro.

No es la primera vez que el baterista de 68 años cuenta la historia de su antigua banda. En 1991, escribió "Riders on the Storm", el cual se convirtió en uno de los libros más vendidos de la lista de The New York Times.

En el nuevo libro, "The Doors Unhinged: Jim Morrison's Legacy Goes on Trial", defiende la postura del vocalista y líder del grupo contra los intentos de comercializar su catálogo musical. El tecladista Ray Manzarek y el guitarrista Robbie Krieger consideraron vender los derechos de una canción de los Doors para un comercial de televisión. Densmore no lo aprobó. Ganó una demanda que señala que sus ex compañeros de grupo deben tener un acuerdo unánime para usar el material de los Doors.

Densmore se considera como el guardián del legado de Morrison y siente que el cantante nunca habría vendido los derechos de sus canciones para uso comercial.

Morrison murió en 1971, a los 27 años, la misma edad que tenían al morir Jimi Hendrix, Janis Joplin, Kurt Cobain, y más recientemente Amy Winehouse. Y aunque el grupo tuvo una carrera relativamente corta, el legado de su vocalista sique viviendo en la mente de sus admiradores.

Recientemente Densmore habló sobre las intenciones de Morrison, sus luchas y su herencia al mundo musical. También mencionó el arresto del vocalista en Miami en 1969 por obscenidad. En 2010, el gobernador de Florida Charlie Crist le otorgó a Morrison un perdón póstumo.

AP: Ya has escrito sobre los Doors, ¿qué tratas de decirle a la gente en este nuevo libro?

Densmore: Jim tenía un espíritu inflexible que se preocupaba del catálogo. Usar "Light my fire" para un anuncio de Buick era algo que él decía que no iba a hacer, y destrozaría un auto frente a las cámaras de televisión para dejarlo en claro. Es algo que no puedo olvidar. Me complace que haya sembrado en mí la idea de que el dinero es importante, pero no es lo más importante... El libro comienza cuando Jim grita una grosería y dice: "Ustedes quieren cambiar el significado de 'Light My Fire', están locos". Y eso que no escribió la mayor parte de esa canción... Le importaba toda la obra.

AP: ¿Te tocó ver a Jim Morrison perdiendo el control?

Densmore: Jim sucumbió al alcoholismo, la droga legal, y en ese entonces no teníamos clínicas de desintoxicación. Pienso que si ahora alguien como Eminem, quien es un tipo furioso y creativo, puede presentar un álbum llamado "Recovery" quizá Jim podría haber hecho lo mismo.

AP: La banda no iba por el mismo camino destructivo que Jim, ¿estaban preocupados?

Densmore: Era mi cruz del calvario. Encontré mi camino en la música y estaba siendo creativo y estaba en un grupo con un Dionisio borracho, autodestructivo y kamikaze; era difícil pero no lo podía dejar porque sabía que era mágico y sabía que había un gran problema que no queríamos ver y presioné por un año para que dejáramos las giras, porque en el estudio sí te puedes detener. Enfrente de 10.000 personas no se puede.

AP: Había controversias cuando se presentaban en vivo, la más famosa fue el arresto en Miami.

Densmore: Para empezar, Jim no se exhibió en Miami. Estaba borracho esa noche y hablaba mucho de política y fue un desastre musicalmente hablando, pero fue muy dramático. En ese tiempo el país estaba dividido en pro y en contra de la guerra de Vietnam... Creo que querían controlar a esos rockeros mugrientos. A esos chicos contra el sistema.

AP: ¿Qué era especial de ver a los Doors en vivo?

Densmore: Era dinámico. Tenías lo realmente dramático, fortísimo y ruidoso, luego lo suave... Solíamos interpretar "Light My Fire" y todos se ponían a bailar. Después interpretábamos "The End" y todos se calmaban.

AP: ¿Qué es lo que más te enorgullece?

Densmore: Me enorgullece que rompimos la barrera de los tres minutos con "Light My Fire" y "The End". "When the Music's Over" es una de mis predilectas.

___

Twitter:

John Carucci está en Twitter como www.twitter.com/jacarucci