El ultraviolento cártel de la droga mexicano llamado Zetas ha hecho conexiones y colaborado con pandillas estadounidenses en todo el país desde al menos 2010, según reveló un documento confidencial que se filtró del FBI.

El boletín de inteligencia del FBI, que publica el grupo de información libre Public Intelligence, demostró que los Zetas han formado fuertes vínculos con pandillas de estadounidenses de origen mexicano y no mexicano para facilitar el tráfico de drogas y hacer frente a las autoridades policiales y judiciales a ambos lados de la frontera. La presencia de pandillas relacionadas con los Zetas es especialmente prominente en la frontera sudoeste de Texas y en Houston.

“En el FBI están muy seguros de que los Zetas continuarán tratando de reclutar y establecer pactos con socios no tradicionales sin entrenamiento militar para mantener su tráfico de drogas y sus operaciones de respaldo”, dice el informe.

Los expertos explican que esta movida es la progresión natural de las incursiones que los cárteles mexicanos han hecho en los EE. UU. y otras partes del mundo. Los socios de estos cárteles ya tienen una importante presencia en los principales centros del narcotráfico en los EE. UU., como Chicago, Houston y Atlanta.

“Están tratando de distanciarse de los intermediarios”, dijo Adam Isacson, un asociado sénior del comité de expertos Washington Office on Latin America (WOLA), son sede en Washington. “Hemos visto suceder esto mismo en los Andes y ahora está pasando de este lado de la frontera”.

El boletín del FBI reveló un trato en 2010 entre los Zetas y la Mexican Mafia, una banda con base en una prisión de Texas, para cobrar deudas, llevar a cabo atracos y traficar drogas a través de Laredo, Texas. Los Zetas también compraron rifles de ataque AK-47 a la pandilla callejera de Houston Tango Blast e intentaron reclutar a varios ciudadanos norteamericanos para que se unieran a la guerra del cártel contra el cártel del Golfo.

Este intento de reclutar miembros de pandillas estadounidenses en uno de los principales cárteles de México indica que los Zetas han comenzado a basase en socios no tradicionales sin entrenamiento militar. Inicialmente integrado por exmiembros de las fuerzas especiales de México, el grupo los Zetas es la otrora ala paramilitar del cártel del Golfo y era considerado uno de los dos cárteles dominante de México, junto con el de Sinaloa, de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Es poco comprensible que recluten miembros no entrenados”, dijo Peter Hakim, presidente emérito del comité de expertos Inter-American Dialogue, sito en Washington. “Lo lógico es que quieran individuos bien entrenados y que sepan cómo funcionan las autoridades policiales y judiciales. Quizá estén contratando gente para trabajos que no requieren pericia en el uso de armas de fuego o tácticas mortales”.

También hay rumores de que los Zetas se han debilitado debido a un cisma entre dos facciones rivales que están luchando por lograr el control de los estados centrales de Zacatecas y San Luis Potosí, así como de partes de la península de Yucatán. Si bien las autoridades no han confirmado esta separación, los medios locales y algunos expertos dicen que hay suficientes pruebas de que existe una lucha interna en el seno de los Zetas.

"Si es verdad, una división probablemente interferiría en el ataque permanente contra los grupos y los bastiones de Sinaloa, al enfrentarse entre sí los grupos de los Zeta", dijo a Fox News Latino Shannon O'Neil, becario del fondo Douglas Dillon especialista en Estudios Latinoamericanos en el Consejo de Relaciones Exteriores. "Con esta dinámica diferente, no está claro que los niveles de violencia vayan a cambiar: los asesinatos continuarán, los "equipos" y los actores pueden ser otros".

Mientras que los cárteles de la droga colombianos en las décadas de 1980 y 1990 tenían amplias conexiones en todo EE. UU., estos informes indican que los cárteles mexicanos han incrementado sus esfuerzos por tener un papel más central en el tráfico de sus productos al norte de la frontera.

Una amplia reseña publicada a principios de mes por Associated Press de casos en tribunales federales y datos de las autoridades antidrogas del gobierno, sumada a entrevistas a muchos funcionarios de las autoridades encargadas de hacer cumplir las leyes, indica que los grupos han comenzado a enviar agentes de sus círculos más allegados como agentes de los cárteles en EE. UU. También se sospecha que están manejando redes de distribución de drogas en al menos nueve estados no fronterizos, a menudo en suburbios de clase media en el Medio Oeste, el Sur y el Noreste.

"Probablemente sea la mayor amenaza de crimen organizado que haya enfrentando Estados Unidos", dijo Jack Riley, jefe de la oficina de Chicago de la Administración de Control de Drogas (DEA) de EE. UU.

Además de los EE. UU:, los cárteles mexicanos– particularmente el grupo de Sinaloa– han expandido sus operaciones en todo el mundo.

La DEA recientemente anunció vínculos comprobados entre los cárteles mexicanos y grupos criminales de Mozambique, la República Democrática del Congo, Ghana y Nigeria. Se sabe que el cártel de Sinaloa también tiene conexiones no solo en Europa sino en América Latina, África, Asia y Australia, país en cuyas ciudades se ha desarrollado un comercio floreciente.

“No me sorprende” dijo Isacson sobre la expansión de los cárteles en todo el mundo. “El poder de los cárteles mexicanos continúa creciendo tanto en la producción como en la distribución”.

The Associated Press contribuyó al contenido de este informe.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino

Agréganos en facebook.com/foxnewslatino

Follow Andrew O'Reilly on Twitter @aoreilly84.

Follow us on twitter.com/foxnewslatino
Like us at facebook.com/foxnewslatino