Varios miembros de una secta fueron capturados el jueves por las autoridades que los acusan de quemar vivo a un bebé, hijo del líder de la secta, quien probablemente huyó rumbo a Perú, informaron las autoridades.

El grupo era controlado por Ramón Gustavo Castillo Gaete, 35 años, quien aparentemente promovía el uso de ayahuasca, una planta alucinógena, entre los miembros de su grupo, incluida a la madre del bebé, que asistió a la incineración de su hijo, el 21 de noviembre.

El jefe policial Miguel Ampuero informó a la prensa que el bebé "habría sido llevado a un cerro donde había una excavación de dos metros y una hoguera", y en presencia de ocho miembros de la secta, con el bebé desnudo y una cinta en la boca para acallar su llanto, "lo ponen en un madero" y Castillo, "después de dirigirse a los espíritus, arrojan esta 'guagua' a una hoguera". Guagua es una palabra para denominar a los bebés en Chile y algunos países andinos.

"Todas la personas que formaban parte de esta secta eran profesionales. Tenemos una persona que era veterinaria y que a la vez trabajaba como  azafata, una cineasta, un dibujante. Todos tenían carreras universitarias", añadió el policía.

La madre del bebé, Natalia Guerra, de 25 años, será sometida a un antejuicio por parricidio y, si un juez se forma la convicción de que realmente mató a su hijo, abrirá un proceso en su contra.

El crimen ocurrió en una finca que consiguieron prestada durante un fin de semana, en Colliguay, una pequeña localidad cercana al puerto de Valparaíso, 120 kilómetros al noroeste de Santiago.

Ampuero dijo que Castillo convenció a sus seguidores que el bebé encarnaba al "anticristo" y que había que matarlo para detener "el fin del mundo".

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino

Agréganos en facebook.com/foxnewslatino