Nico Rosberg, al volante de su Mercedes, conquistó el sábado la primera posición de largada para el Gran Premio de Bahrein de Fórmula Uno superando a Sebastian Vettel de Red Bull y Fernando Alonso de Ferrari.

La competencia se disputa el domingo en un ambiente convulsionado por las crecientes protestas antigubernamentales.

Es apenas la segunda pole en la trayectoria de Rosberg y la mejor actuación en lo que va del año del piloto alemán de 27 años, quien se retiró prematuramente en dos de los tres grandes premios anteriores y a quien su equipo le obligó a terminar cuarto detrás de su compañero Lewis Hamilton en Malasia.

Rosberg registró 1:32.330 para superar por 0.254 a Vettel — tres veces campeón mundial — y 0.337 a of Alonso, que ganó el Gran Premio de China la semana pasada. Alonso tuvo la oportunidad de mejorar el tiempo de Rosberg pero cometió varios errores en su vuelta final.

Por su parte Rosberg, al lograr el mejor registro en la clasificación, exclamó por su intercomunicador "¡Sí! ¡Vamos, muchachos, así se hace!"

Hamilton obtuvo el cuarto mejor tiempo pero largará noveno debido a una penalidad por reemplazar la caja de cambios. Por su parte Mark Webber, de Red Bull, que fue quinto pero recibió tres puestos de penalidad la semana pasada en China, partirá en séptimo lugar.

La penalidad es un nuevo dolor de cabeza para Hamilton. Durante las prácticas se vio dificultado por el calor y la arena en el ambiente. En las dos primeras sesiones finalizó del décimo puesto para atrás y al final de la tercera dañó el neumático trasero izquierdo.

El británico había tenido un comienzo notablemente exitoso en su primera temporada en Mercedes después de llegar de McLaren. En las dos carreras anteriores subió al podio y obtuvo la primera posición de largada en China.

La pista calurosa y polvorienta no fue propicia para los pilotos de Lotus. Kimi Raikkonen obtuvo el noveno puesto y su compañero Romain Grosjean continuó su temporada mediocre con su undécimo tiempo.

McLaren también tuvo dificultades pronosticadas por el director del equipo Martin Whitmarsh de que su auto no la tendría fácil en el circuito de Bahrein. Jenson Button fue décimo y su compañero mexicano Sergio Pérez duodécimo.

La carrera ha sido objeto de críticas por parte de grupos defensores de los derechos humanos que acusan al gobierno de abusos. Los adversarios del gobierno han aprovechado los días previos a la carrera y la atención de la prensa para efectuar protestas casi diarias en reclamo de una mayor voz en los asuntos nacionales. Algunas de las protestas el viernes se tornaron violentas y enfrentaron a miles de jóvenes que arrojaban piedras con la policía antimotines que respondió con disparos al aire y gases lacrimógenos.