Los fanáticos de Rush pueden quedarse tranquilos: la banda ya está oficialmente en el Salón de la Fama del Rock.

Los rockeros canadienses fueron incorporados a la fraternidad musical en una ceremonia el jueves por Dave Grohl y Taylor Hawkins de Foo Fighters. Al comenzar la ceremonia en el Teatro Nokia, el público le tributó al grupo una ovación de pie.

"Hemos dicho durante mucho tiempo que esto no era gran cosa", dijo el baterista y letrista Neil Peart al público, que en su mayoría había concurrido específicamente para apoyar al grupo. "Pero resulta que sí lo es".

Rush ganó el derecho a entrar en la cofradía en su primera aparición en la lista de candidatos después de haber quedado afuera desde que empezó a ser elegible en 1998. Esa demora causó consternación entre la legión de fanáticos de Rush que la denunciaron como prejuicio contra el rock progresivo.

La larga espera no pareció importar a los asistentes a la ceremonia, que se prolongó más de cinco horas. Peart, el vocalist Geddy Lee y el guitarrista Alex Lifeson deleitaron a los más de 7.000 espectadores con una interpretación vociferante de "Tom Sawyer".

Rush fue uno de los ocho incorporados este año junto con los rockeros clásicos de Heart, el cantante y letrista Randy Newman, el grupo de rap Public Enemi, la reina del disco Donna Summer, el intérprete de blues Albert King y los productores Quincy Jones y Lou Adler.

Para Heart, entrar por la puerta grande del Salón de la Fama trasciende el hecho musical.

"Nuestro trayecto largo y sinuoso siempre ha tenido que ver con el poder mágico del amor y la firmeza persistente de la familia", comentó Nancy Wilson. "Somos de una era en que las mujeres normalmente no hacían rock ni se esperaba que fueran líderes".

Wilson, su hermana Nancy y sus compañeros de banda celebraron su incorporación con animadas interpretaciones de "Crazy for You", "Dreamboat Annie" y "Barracuda".

Adler fue presentado por el dúo de comediantes integrado por Richard "Cheech" Marín y Tommy Chong antes de ser homenajeados por una serenata de Carole King con "So Far Away". Jack Nicholson estuvo entre los simpatizantes de Adler entre el público que también ovacionó al productor.

Con su guitarra colgando del cuello, John Mayer incorporó al Salón al fallecido King antes de sumarse a Gary Clark Jr. en una jam session.

"Albert King es para quien fue inventada la guitarra", bromeó Mayer.

______

Derrik J. Lang está en http://www.twitter.com/derrikjlang

___

En la red:

http://rockhall.com