Peyton Manning estará de vuelta en Indianápolis, pero con el uniforme de los Broncos.

Peyton ante su hermano menor Eli en otro Manning Bowl.

Andy Reid de regreso en Filadelfia para enfrentar los abucheos.

El itinerario de la NFL está lleno de duelos intrigantes, empezando con el partido como visitante de los campeones defensores del Super Bowl.

Los Ravens de Baltimore viajarán a Denver para el ahora tradicional duelo de apertura de temporada del jueves, a realizarse el 5 de septiembre. Los Orioles juegan en casa esa noche y las Grandes Ligas no pudieron cambiar la fecha de ese partido.

Por lo que el quarterback Joe Flacco — con un nuevo contrato de 121 millones de dólares — y sus compañeros fueron enviados a Denver para enfrentar a Manning y al equipo que derrotaron tras dos tiempos extra en su camino al Super Bowl.

"Aún duele", dijo el receiver Eric Decker, de los Broncos. "Es duro revivir ese partido, especialmente por las oportunidades que desperdiciamos. Definitivamente nos va a motivar al entrar a esta temporada".

Rex Ryan, entrenador de los Jets de Nueva York y quien pasó 10 años como asistente en Baltimore, parecía el más interesado  — y lució molesto — porque los Ravens se vieron obligados a abrir temporada fuera de casa.

"Pienso que los campeones pueden empezar en casa y es ahí donde deberían abrir, en casa", dijo Ryan. "Creo que es cortesía común. No sé qué lo impide. Yo no estoy a cargo de eso, pero de estarlo habría logrado que los Ravens jugaran su primer juego de la temporada en casa".

En la segunda semana de la campaña regular, Peyton visita la casa de Eli en Nueva York.

Los dos hermanos Manning han dicho con frecuencia que les resulta incómodo pero memorable enfrentarse entre sí; sólo ha sucedido dos veces, en triunfos de Peyton y los Colts. Pese a que Peyton ahora juega por los Broncos, la dinámica no ha cambiado para los quarterbacks estrellas.

"No hemos hablado mucho al respecto", dijo Eli, mariscal de campo de los Giants. "Más bien bromeamos y nos burlamos uno del otro, pero obviamente cada vez que uno enfrenta a su hermano resulta especial".