En la historia de la NBA, el jugador más valioso de la liga ha sido proclamado de manera unánime. Ni Wilt Chamberlain, ni Bill Russell, ni Shaquille O'Neal y ni Michael Jordan.

LeBron James podría lograrlo en breve.

Al menos, el Heat de Miami cree que debería.

Después de ganar finalmente su primer título de NBA en junio pasado, James lució mejor que nunca en su primer año como campeón. Lideró la liga en tiros de campo pese a ocupar el séptimo lugar en disparos intentados. Impuso marcas personales en porcentaje de encestes, tiros de tres puntos, rebotes por juego y en doble-dobles — e hizo todo eso realizando menos tiros por partido que en cualquier otro momento de su carrera profesional de 10 años.

Así que esas son sólo algunas de las razones por las que el Heat es amplio favorito para ganarlo todo de nuevo en esta postemporada, que inicia este fin de semana. Miami recibirá a Milwaukee en una serie de primera ronda a partir del domingo por la noche.

"No juego básquetbol pensando en cifras", dijo James. "Las cifras nunca han sido la razón por las que juego este deporte. No fue así como se me enseñó a jugar".

James sostiene que juega sólo por un motivo: los campeonatos.

"Llegó de una de las más históricas temporadas de jugador más valioso con un campeonato. La mayoría de la gente, la condición humana habría sido la de relajarse y decir, 'Ok, ese es el pináculo''', dijo el entrenador del Heat, Erik Spoelstra. "Pero en vez de eso, él deseaba presionar y hallar otra barrera. Y es por eso que no deseamos, él no quiere, poner un límite en qué tan lejos podemos llegar... Es un jugador que podría concebiblemente mejorar".

James encestó el 56,5% de sus tiros de campo esta temporada y acertó 103 tiros de tres puntos — nadie en la historia de la liga ha encestado tan bien y ha acertado tantos disparos de larga distancia en una temporada. Según la fórmula estadística conocida como PAR, un acrónimo de puntos, asistencias y rebotes por partido, James encabezó la liga por quinta ocasión en seis temporadas. Lidera la NBA en tiros de campo, pero es apenas séptimo en tiros intentados. Podría haber fallado 348 disparos más y aun así terminar con un mejor porcentaje de tiros de campo que el máximo encestador de esta campaña, Carmelo Anthony.

"Es una temporada regular histórica", dijo su compañero Shane Battier, que cree que James debería ser elegido unánimemente como el más valioso. "Podríamos no volver a ver números como esos y desempeño como éste — en ambos extremos de la cancha — como los que vimos este año".

Las cifras finales de James: 26,8 puntos, ocho rebotes, 7,3 asistencias y 1,7 robos de balón por juego. Desde que la liga empezó a contabilizar los robos hace cuatro décadas, sólo Jordan y Larry Bird habían registrado números similares en una campaña.