Fatoumata Diawara reconoce que alzar la voz en contra del machismo y trabajar a favor del reconocimiento para las mujeres africanas ha sido una batalla dura, pero necesaria en aras de su emancipación.

A sus 31 años, Diawara adoptó la lucha por los derechos de las africanas que su compatriota, la cantante maliense Oumou Sangaré, emprendió hace 25 años y a quien la joven cantautora rinde homenaje en su pieza "Makoun Oumou", incluida en su álbum debut "Fatou", de 2011.

"Yo me debo a una gran mujer, Oumou Sangaré. Ella le dijo al productor musical Nick Gold que le tocaba descansar y que la estafeta para continuar la lucha me la pasaba a mí, lo cual merece un absoluto respeto y responsabilidad de mi parte", dijo Diawara a The Associated Press, durante una entrevista realizada el miércoles en la Ciudad de México, donde la maliense ofrecería un concierto la noche del jueves.

Diawara encabeza una lista de cantantes africanas que han destacado por su labor como defensoras de los derechos de la mujer en su continente, entre las que también figuran: Angelique Kidjo, y las fallecidas Miriam Makeba y Cesária Évora.

Aunque hace siglos en la sociedad tradicional africana las mujeres desempeñaban un papel fundamental, el periodo de la esclavitud así como la época colonial e incluso la contemporánea han debilitado las estructuras sociales, limitando el papel de las féminas en África.

Además de ser víctimas de discriminación y marginación, las africanas se enfrentan a determinadas costumbres que limitan sus opciones laborales, por ejemplo, algunas sociedades no aprueban que una mujer se dedique a la música. Diawara recordó a la zimbabuense Stella Chiweshe como una de las primeras mujeres que logró un papel importante en la cultura africana en su rol como cantante, a principios de la década de 1960.

"Quiero continuar este combate (la lucha a favor del género femenino) en homenaje a estas grandes damas porque creo muy importante sembrar esta conciencia que requerimos como sociedad... Es hora que la mujer tome el poder para cambiar las terribles condiciones en las que todavía vivimos las mujeres africanas", advirtió Diawara.

"Hay artistas que subirían al escenario luciendo de cierta manera, con zapatos de tacón y vestidos costosos, pero mi compromiso es otro, mucho más enfocado a lo social. Para mi cantar requiere una enorme responsabilidad porque estoy representando a África, con mis canciones muestro el verdadero rostro de mi tierra, muestro el alma de un continente", subrayó la también actriz.

Las canciones son para Diawara una vía para presentar los problemas que enfrentan las mujeres africanas. Por ejemplo, la muerte de las miles de madres que no logran sobrevivir al parto debido a que se encuentran desnutridas o padecen enfermedades que las tienen muy debilitadas.

"La música es un vehículo grandioso para crear conciencia, y buscar una solución, a problemas que no les interesan a los gobiernos", dijo la maliense.

Conocida a nivel internacional como Fatou, Fatoumata Diawara es una de las jóvenes promesas del continente africano. Su propuesta, que fusiona el jazz y el soul con ritmos étnicos africanos, le ha permitido fungir como portavoz de un mensaje de paz y en contra de la guerra que vive Malí, donde una alianza internacional liderada por Francia hace frente a los extremistas musulmanes que en 2012 tomaron el control de tres provincias que ocupan la mitad del estado.

Diawara ha participado con figuras de renombre como el cantante de Blur, Damon Albarn; Toumani Diabaté, Herbie Hancock, y John Paul Jones de Led Zeppelin.

Tras su presentación del jueves en El Plaza Condesa de la capital mexicana, la maliense ofrecería un concierto el viernes en la ciudad de Cuernavaca, México, para luego viajar a Estados Unidos donde tiene programadas una serie de recitales en El Paso, Houston, Los Ángeles y San Francisco.