Las explosiones en el Maratón de Boston y sus secuelas fueron capturadas en imágenes espeluznantes mostradas incesantemente en la internet y la televisión, algo tristemente familiar en una era de violencia en la que se busca el máximo impacto.

Las cadenas televisivas estaban dedicadas plenamente a la noticia poco después de las detonaciones. Las pantallas apenas se alejaron de la escena. Un video repetido decenas de veces se convirtió en ícono rápidamente: una toma desde arriba de la línea de meta con la explosión creando una llamarada detrás de espectadores a la derecha y derribando a un corredor.

Otro video, tomado por Steve Silva del Boston Globe, mostró la primera explosión a nivel de la calle. Mientras la cámara panea sobre las personas que corren y heridos que yacen en el suelo, se ve la segunda explosión a poca distancia calle abajo.

Quienquiera que organizó el ataque se aseguró no solamente de que fuese horripilante, sino también bien documentado. Sucedió en un área atestada junto a la meta del evento principal en el feriado del Día del Patriota en Boston, "como una víspera de año nuevo en pleno día", dijo el comentarista de NBC Brian Williams.

Varias veces, CBS News presentó imágenes de lo que pareció ser video tomado con un teléfono celular poco después de la primera explosión. "Algo estalló", dice una voz de mujer. Entonces la imagen se vuelve turbia cuando se escucha la segunda explosión.

"¡Corre, corre!", grita la mujer.

Las cadenas televisivas mostraron el caos, pero estuvieron mesuradas a la hora de enseñar escenas sangrientas. Una imagen repetida varias veces mostró a una mujer con una pierna ensangrentada siendo sacada del lugar en una silla de ruedas. A través de guerras, masacres en escuelas y ataques terroristas, es una práctica que los productores televisivos han aprendido con la experiencia.

Una de las imágenes más truculentas, una fotografía tomada por Charles Krupa de The Associated Press, mostró a un hombre en una silla de ruedas. La explosión le había arrancado la pierna de la pantorrilla para abajo, y le colgaban huesos ensangrentados.

La imagen fue enviada a los miembros de la Associated Press en dos versiones. En una, se mostraba la pierna herida y en la otra no, dijo Santiago Lyon, vicepresidente de la AP y director de fotografía. Muchas fotos de la AP son enviadas directamente a portales noticiosos sin filtros externos, pero esta foto fue retenida para que los editores pudiesen decidir por su cuenta cómo utilizarlas.

El portal de la revista Atlantic usó la imagen de Krupa, pero requirió que los usuarios leyesen una advertencia antes de verla.

El portal The Huffington Post mostró varias imágenes muy gráficas, incluyendo la de Krupa y otras con personas heridas yaciendo en aceras en medio de charcos de sangre. Las imágenes del portal estaban precedidas por una advertencia de que "las fotos siguientes son extremamente gráficas y pudieran perturbar a algunos".

Las cadenas televisivas rápidamente implementaron planes para cobertura adicional, expandiendo sus noticieros nocturnos a una hora para seguir con la historia y enviando a Boston a sus presentadores estelares.

___

Los periodistas de la Associated Press Leanne Italie en Nueva York Lynn Elber en Los Angeles contribuyeron a esta historia.

___

http://apne.ws/ZwVzJn