Stephen Hawking recorrió un laboratorio de células madre en el que los científicos estudian formas de retrasar el avance de la enfermedad de Lou Gehrig, un mal neurológico que ha dejado al cosmólogo británico casi totalmente paralizado.

Después de la visita el martes, el físico de 71 años exhortó a los médicos, enfermeras y al resto del personal en el Centro Médico Cedars-Sinai a que respalden la investigación.

Hawking recordó cómo se deprimió hace 50 años cuando le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica, otro nombre del padecimiento, y en un principio consideró que no tenía caso que concluyera su doctorado. Pero su actitud cambió cuando se percató de que el mal no avanzaba con rapidez y él podía concentrarse en sus estudios.

"Cada nuevo día se convirtió en una bonificación", dijo ante un auditorio lleno.

El año pasado el Cedars-Sinai recibió casi 18 millones de dólares del instituto de células madre de California, financiado con dinero de los impuestos, para que estudie esta enfermedad debilitante, la cual ataca las células nerviosas del cerebro y la médula espinal que controlan los músculos. Gradualmente los pacientes tienen cada vez más problemas para respirar y moverse a medida que los músculos se debilitan y atrofian.

No existe una cura ni forma de revertir su avance. Pocas personas sobreviven más de una década con el mal de Lou Gehrig, un destacado beisbolista de los Yanquis de Nueva York que lo padeció y murió antes de cumplir 40 años.

Hawking, al que le fue diagnosticado cuando tenía 21 años y estudiaba en la Universidad de Cambridge, ha sobrevivido más que la mayoría. Recibe atención las 24 horas, sólo puede comunicarse contrayendo una de las mejillas y depende de una computadora en su silla de ruedas para dar a conocer sus pensamientos en un monótono tono de robot.

Un paciente del Cedars-Sinai que fue alumno de Hawking les recomendó a los doctores que invitaran al físico para que viera el trabajo que realizan con células madre.

"Decidimos que era una gran oportunidad para que él viera los laboratorios y para que nosotros habláramos con uno de los grandes científicos del mundo", dijo el doctor Robert Baloh, que encabeza el programa del hospital para el tratamiento de la esclerosis lateral amiotrófica.

Renombrado por su trabajo sobre los hoyos negros y los orígenes del universo, Hawking es famoso por hacer accesible al público en general conceptos de la física a través de sus exitosos libros, entre los que está "Breve historia del tiempo", del que se vendieron más de 10 millones de copias en todo el mundo.

A pesar de la enfermedad, el cosmólogo se ha mantenido activo. En 2007 flotó como astronauta en un avión que crea un efecto de falta de gravedad valiéndose de descensos parabólicos.

La exploración del espacio es importante "para el futuro de la humanidad", le dijo a la audiencia, al tiempo que recomendó mirar las estrellas y mantener la curiosidad por las cosas.

"Sin importar lo difícil que pueda parecer la vida, siempre hay algo que uno puede hacer y tener éxito en ello", señaló.

___

Alicia Chang está en Twitter como http://twitter.com/SciWriAlicia