Halle Berry se dice una mujer compasiva; Michael Kors un hombre de acción. Juntos, actriz y diseñador quieren poner su granito de arena en la lucha contra el hambre alrededor del mundo.

Berry y Kors anunciaron una campaña filantrópica el lunes llamada Watch Hunger Stop que incluye la recaudación de dinero a través de la venta del popular reloj Runway del diseñador. Por cada reloj de 295 dólares vendido, 100 comidas se proveerán a niños mediante el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas.

Berry y Kors planean visitar lugares donde se repartirán las comidas. Podrían terminar en Africa, en Siria y quizás en Centroamérica.

La actriz de 46 años, quien espera su primer hijo con su prometido Olivier Martínez, dijo en una entrevista conjunta con Kors el sábado: "Espero que vayamos durante mi embarazo, para poder hablar así sobre cuidado prenatal".

"Y tendré tiempo", añadió sonriente con una mano en la barriga, aun cuando aún no se le nota que está encinta. "No estoy trabajando ahorita".

Berry, quien tiene una hija de 5 años, dijo que quería reunirse y hablar con madres que tienen dificultades para alimentarse a ellas y a sus hijos mientras está en estado. Ayudará a establecer una conexión, expresó.

Kors y Berry esperan involucrar a unas 5 millones de personas que esperan donen ya sea de su tiempo o su dinero.

Berry, quien apoya el Jenesse Center, un albergue contra la violencia en el hogar en Los Angeles, dijo que trabajar con la ONU "es el próximo paso en mi mundo filantrópico. Lleva mi corazón y compasión a una escala global".

Kors ha apoyado por años la God's Love We Deliver, una organización con sede en Nueva York que proporciona comidas a personas necesitadas. "El cambio que uno ve cuando una persona con hambre recibe comida es inmediato. No se trata de investigación, o de un gran cambio político o social, se trata de dar alimento a quien lo necesita".

"Hay muy pocas cosas en el mundo son catástrofes solubles", agregó. "Y esta es una de ellas".

El diseñador dijo que le pidió a Berry que fuera su socia en la compaña porque "me cautivan las malabaristas fabulosas".

El mensaje sería más fuerte si viene de voces conocidas, dijo. "Quería a una persona talentosa, y la conseguí. Una persona compasiva, una gran madre, increíblemente glamososa y elegante que todo lo hace lucir fácil".

"Si podemos usar nuestra fama, quiero hacerlo. No quiero desperdiciarla", dijo Berry. "Sería una lástima no aprovecharla".

___

Samantha Critchell está en Twitter como http://www.twitter.com/ap_fashion y http://www.twitter.com/sam_critchell/