Mike Rice fue despedido como técnico del equipo masculino de baloncesto de Rutgers después que apareció un video donde muestra un comportamiento abusivo con los jugadores, pero los críticos dijeron que la universidad insignia de Nueva Jersey tiene más explicaciones que dar y quizás más gente que despedir.

Un grupo de 13 profesores exigió el miércoles la renuncia del presidente de la universidad, Robert Barchi, por su "manejo inexcusable" de la situación.

Exalumnos, legisladores y un grupo defensor de los derechos de los homosexuales demandaron una investigación para determinar por qué las autoridades de la universidad tardaron meses en despedir a Rice después de recibir el video de un exempleado del programa de baloncesto.

"Si se revirtieran los papeles y se tratara de un profesor y no de un técnico deportivo y si fueran estudiantes en la clase en vez de jugadores esto sería completamente diferente", comentó Glenn Articolo, un radiólogo y exalumno. "No hay un solo empleado en la Universidad Rutgers, desde el presidente hasta el portero, que no dejaría de ser despedido inmediatamente. Parece que hay una doble vara de medida cuando se trata del técnico del básquet o el técnico del fútbol (americano)".

Algunos exalumnos dicen que el director atlético Tim Pernetti también debería ser despedido y algunos se preguntan qué supo el presidente Barchi, y cuándo.

En una declaración el miércoles, Barchi, que asumió la presidencia en septiembre, dijo que le comunicaron sobre el video en noviembre y coincidió en que sería adecuado suspender a Rice, multarlo y enviarlo a clases de autocontrol. Pero agregó que recién esta semana vio personalmente el video y fue entonces cuando decidió que debía despedir a Rice.