Rutgers despidió el miércoles al entrenador del equipo de baloncesto, Mike Rice, después que una videograbación lo muestra zamarreando a los jugadores, arrojándoles la pelota encima y profiriendo insultos raciales durante las prácticas.

La grabación, difundida el martes por ESPN, provocó críticas del gobernador Chris Christie y el titular de la Asamblea de Nueva Jersey pidió su despido.

A raíz de las crecientes críticas a nivel estatal y nacional, la universidad decidió actuar y relevó a Rice de su cargo después de tres temporadas mayormente infructuosas. Habrá una búsqueda a nivel nacional para encontrar un reemplazante.

El director atlético de Rutgers, Tim Pernetti, recibió una copia del video a fines de noviembre por manos de un exempleado. Después de contratar investigadores independientes para analizar la grabación, suspendió a Rice por tres partidos, lo multó en 50.000 dólares y le ordenó asistir a clases de autocontrol. El presidente de la universidad Robert Barchi dijo que vio la grabación y confirmó el castigo inicial.

Pero en un correo electrónico el miércoles, Rutgers aludió a nuevas informaciones y a "una revisión de hechos descubiertos previamente" como motivo del despido de Rice.