Barcelona pagó un alto precio por su empate 2-2 de visita al París Saint Germain en los cuartos de final de la Liga de Campeones tras las lesiones de su astro Lionel Messi y el defensor Javier Mascherano.

Messi sufrió una lesión en el bíceps femoral de la pierna derecha, mientras que Mascherano padeció una rotura de ligamentos en la rodilla derecha.

El choque de vuelta de la eliminatoria se jugará el miércoles de la próxima semana en Barcelona.

Messi deberá someterse a pruebas para determinar la gravedad de la lesión, pero se teme que no podrá jugar en la vuelta. Mascherano quedó descartado de plano con una baja de por lo menos seis semanas.

"Tal y como ha ido, el resultado es corto y la factura es alta", dijo el segundo entrenador del Barcelona, Jordi Roura, al referirse a las lesiones de los dos jugadores argentinos.

Messi fue reemplazado durante el descanso, luego de anotar su gol número 57 de la temporada.

Definió magistralmente a los 38 minutos. Tras recibir un pase cruzado de Daniel Alves por la derecha, Messi dejó correr la pelota unos metros y desde un ángulo oblicuo sacó un zurdazo letal al segundo palo.

El gol de Messi fue su número 59 en la Liga de Campeones, con lo que alcanzó al ucraniano Andriy Shevchenko en el tercer lugar de la tabla histórica de cañoneros. El líder es el español Raúl González, con 71 tantos.

Messi estaba sangrando en la rodilla izquierdo en el momento del gol. Cesc Fábregas entró en su lugar en el segundo tiempo.

La lesión de Mascherano se produjo al promediar al segundo tiempo y fue reemplazado por Marc Bartra.