Tom Cruise se tomó un tiempo fuera durante la promoción de su nueva película en Brasil para visitar el estadio Maracaná y reunirse con el astro del fútbol brasileño Zico.

Cruise posó para retratos en el nuevo campo del estadio con una camiseta de la selección brasileña con su nombre en la espalda.

El actor dijo a Globo TV que "sería un honor" llegar a la final de la Copa Mundial de Fútbol de 2014 en el famoso estadio. Recibió un balón autografiado de Zico, y dijo que le escribiría a su amigo David Beckham sobre su reunión con el ex jugador de la selección brasileña, mientras que agregó que el astro británico estaría "celoso".

El Maracaná, en el cual también se desarrolló la final de la Copa Mundial de 1950, está siendo renovado para la Copa Confederaciones de junio próximo, la antesala para el mundial del año siguiente.

Cruise llegó a Brasil la semana pasada para promover su nueva película de ciencia ficción "Oblivion".