El multimillonario comercio ilegal de fauna silvestre, un tráfico clandestino que ha llevado casi a la extinción a criaturas icónicas como el tigre, está amenazando ahora la sobrevivencia de los grandes simios, denunció la Organización de Naciones Unidas en un nuevo reporte.

Chimpancés, orangutanes, gorilas y bonobos — chimpancés pigmeos — están desapareciendo de su medio natural en cifras alarmantes, mientras propietarios privados pagan grandes cantidades de dólares por tener una mascota exótica y algunos zoológicos, parques de entretenimiento y circos rodantes de mala fama claman por primates contrabandeados para entretener a sus audiencias.

Se calcula que más de 22.000 grandes simios han sido comerciados ilegalmente en un período de siete años que terminó en 2011. Eso significa aproximadamente 3.000 por año, dice el reporte de la ONU. Más de la mitad eran chimpancés.

"Estos grandes simios constituyen una parte importante de nuestra herencia natural. Sin embargo, al igual que todas las cosas de valor, los grandes simios son utilizados por el hombre para ganancias comerciales y el tráfico ilegal de las especies representa una amenaza a su existencia", dijo Henri Djombo, un ministro de gobierno de la República del Congo, citado en el informe.

El reporte del organismo internacional pinta un panorama terrible en la lucha para proteger una decreciente fauna y flora vulnerable de redes de la delincuencia organizada que a menudo tienen la ventaja.

Sofisticados contrabandistas cazan los simios en su propio hábitat, que está concentrado en el centro y occidente de África, antes de transportarlos en aviones de carga privados y que utilizan pistas de aterrizaje pequeñas. Su destino es usualmente Medio Oriente y Asia.

En países como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Líbano, los grandes simios con comprados para mostrarlos como piezas de exhibición en jardines y zoológicos privados.

En Asia, los animales son típicamente destinados a zoológicos públicos y parques de entretenimiento. China es un destino principal para gorilas y chimpancés. Tailandia y Camboya han registrado casos de orangutanes que son utilizados para entretenimiento en "torpes combates de boxeo", agrega el reporte.

Una laxa aplicación de la ley y la corrupción facilitan el contrabando de animales a través de ciudades africanas como Nairobi, Kenia; y Jartum, Sudán, que son centros de tráfico. Bangkok, la capital de Tailandia, es un centro importante de comercio de orangutanes.

___

Pamela Sampson está en Twitter como: http://twitter.com/pamelasampson