El piloto finlandés de Lotus Kimi Raikkonen aseguró hoy, en la víspera del comienzo del fin de semana del Gran Premio de Malasia, que ganar en Australia y "ser líderes" del Mundial no va a suponer un cambio en su forma de trabajar durante este fin de semana ni a lo largo de la temporada.

"No haremos nada diferente con respecto a la carrera del año pasado en este circuito. Si la gente piensa que somos líderes, eso no va a hacer que cambie nuestro trabajo, ni el que haremos este fin de semana en Malasia, ni el de cualquier otro Gran Premio de la temporada. Trataremos de hacerlo lo mejor posible y conseguir coger algunos puntos", apuntó el piloto.

En relación al brusco cambio de temperatura que supondrá correr en Malasia, un circuito muy húmedo y caluroso, tras haberlo hecho en Australia, Raikkonen comentó que "aún hay que esperar y ver cómo van las cosas en este fin de semana", pero que "si las condiciones climatológicas son como el año pasado, debería ser una buena carrera".

El segundo de diferencia con respecto a los Red Bull en las vueltas de clasificación no fueron un 'hándicap' para el finlandés, que acabó alzándose con la victoria, pero el piloto quiso aclarar que la ventaja que le sacaron en la clasificación "se debió a las condiciones climatológicas", dado que en seco "habría estado mucho más cerca" de ellos.

"La situación en la clasificación no fue muy normal con el tema de la climatología y hubo retrasos. En condiciones normales, en seco, estoy seguro de que habríamos estado mucho más cerca de los Red Bull. Ya lo veremos en la próxima clasificación", declaró Raikkonen.

Preguntado por si el aniversario de su primera victoria en el circuito de Sepang (Malasia), que fue hace diez años, supondrá que este fin de semana sea diferente al resto, Raikkonen dijo que no será "realmente especial", pero que sí que "tenía ganas de volver".

"Este lugar no es realmente especial para mí. Claro que fue agradable ganar mi primera carrera aquí hace diez años, pero es cierto que me gustaría haber ganado el año pasado y por eso tengo ganas de volver a subirme al monoplaza en este Gran Premio", argumentó el piloto.