Aministía Internacional (AI) instó hoy a los países latinoamericanos a reafirmar su apoyo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un día antes de que los cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) culminen el proceso de reforma de la CIDH.

"La supervisión independiente internacional de los derechos humanos país a país es esencial para la región. El trabajo realizado hasta el momento tanto por la Corte como por la Comisión es una prueba de esa necesidad", afirmó Renzo Pomi, representante de AI ante Naciones Unidas y la OEA, en una nota de prensa.

Pomi subrayó que "la CIDH ha contribuido decisivamente a la consolidación de la democracia en el continente y a los derechos y garantías que la mayoría de la gente en América Latina puede disfrutar ahora".

La organización no gubernamental calificó la reunión de mañana de un "momento crítico" en el que se verá quien "está a favor de la protección de los derechos humanos y quien no".

No obstante, un grupo de países liderado por Ecuador, y apoyado por Venezuela, Bolivia y Nicaragua, ha lanzado propuestas para profundizar en esos cambios, entre las que se encuentra el objetivo de que la CIDH se financie únicamente por el presupuesto regular de la OEA y contribuciones voluntarias de los Estados miembros.

De este modo, se eliminaría la posibilidad de que busque fondos fuera de ese esquema, por ejemplo en la Unión Europea (UE), que financia hoy una buena parte de las actividades de la Comisión.

Por su parte, el Centro Carter envió el miércoles una carta pública en la que también respalda la labor de la Comisión, a la que destacó como "uno de los principales logros colectivos" de los países del hemisferio para la protección de los derechos humanos.

Entre los firmantes de esta carta figuran varios expresidentes latinoamericanos como el peruano Alejandro Toledo, el colombiano César Gaviria, el boliviano Jorge Quiroga y el costarricense Óscar Arias.