La Ópera de Viena pondrá en su escenario, en la temporada 2013/2014, 51 obras líricas, seis de ellas estrenos, y lanzará un sistema de transmisiones en vivo a través de internet, anunció hoy su director, Dominique Meyer.

"La presentación de una nueva temporada es siempre un momento muy importante", reconoció el director de la conocida como "Haus am Ring", al desvelar en ese teatro lírico el contenido del programa que comenzará el tres de septiembre con La Traviata, de Verdi.

Entre los estrenos operísticos destacan una nueva interpretación de "La Flauta Mágica", de Mozart, y "Adriana Lecouvreur", de Francesco Cilea, una pieza que nunca se ha representado en la Ópera de Viena.

Una versión actualizada de "El Lago de los Cisnes", basada en la coreografía que hace medio siglo el mítico Rudolf Nurejew creó para la obra de Chaikovski, destaca entre las actuaciones del Ballet Estatal de Viena, con las que la prestigiosa casa prosigue sus esfuerzos de convertirse en un reconocido escenario de danza.

En total, entre estrenos y repertorio, ópera y ballet, conciertos y recitales, la Ópera de Viena ofrecerá en la próxima temporada -3 de septiembre de 2013 al 30 de junio de 2014- 320 representaciones.

Pero si el programa impresiona por su variedad, Meyer insistió también en destacar la calidad de los montajes y sus elencos.

Entre los intérpretes hispanoamericanos, el peruano Juan Diego Flórez y el español Carlos Álvarez compartirán escenario en "La Fille du Régiment"; el argentino Marcelo Álvarez será Cavaradossi ("Tosca" de Puccini), y el mexicano Rolando Villazón hará doblete, con actuaciones en "Don Giovanni" y "Eugen Onegin".

Las de Ramón Vargas, Erwin Schrott, Gabriel Bermúdez, Ana María Martínez o Rául Giménez son otras de las voces latinoamericanas que se dejarán oír en la Ópera de Viena.

Plácido Domingo, que el año pasado fue homenajeado por un escenario en el que lleva cantando sin interrupción 45 años, aparece una vez más en el programa dirigiendo a la orquesta en "Madama Butterfly".

José Carreras, otro veterano de la ópera vienesa, ofrecerá en septiembre una matiné lírica.

La próxima temporada también traerá novedades tecnológicas, con el aumento de los idiomas de los subtítulos que ayudan a seguir las óperas, limitado actualmente al alemán y al inglés.

Además, el francés Meyer anunció un "gran proyecto" que combine internet y televisión con el objetivo de retransmitir las funciones en vivo a todo el mundo.

Aunque no quiso precisar los aspectos técnicos y comerciales antes de que sean presentados oficialmente en otoño, sí aseguró que la idea es que sean transmisiones en alta calidad que se puedan ver en directo pero también descargar, para crear un nuevo producto que puedan disfrutar los aficionados a la música.

El experto francés anunció que los ingresos por taquilla siguen subiendo y que en la temporada actual, a fecha de marzo, suponen ya 20,7 millones de euros, un millón más que en el mismo mes de 2011.

Eso sí, insistió en destacar que se mantiene el problema de la insuficiente financiación pública.

"Desde hace un par de años funcionamos con los ahorros", advirtió Meyer, quien subrayó la importancia del apoyo del público y de los patrocinadores privados.

Una respuesta que, con una ocupación de butacas de casi del 100 por 100 en cada función, deja poco margen para mejorar los ingresos por taquilla ya que, recordó, "no se puede subir los precios eternamente".

"El problema está sobre la mesa, todo el mundo lo sabe. La solución no está en nuestra mano", declaró Meyer.

El responsable de la Ópera de Viena recordó que la subvención pública no ha subido desde hace 14 años y que si esa aportación hubiera crecido paralelamente a la inflación y los salarios, la institución tendría 14 millones de euros más de presupuesto.

Antonio Sánchez Solís