El alero estrella LeBron James brilló de nuevo con su juego individual y se convirtió en la clave que permitió a los Heat de Miami vencer a domicilio por 103-105 a los Celtics de Boston.

La victoria fue la vigésimo tercera consecutiva que lograron los Heat, que los dejó con la segunda mejor racha en la historia de la NBA, ahora ya solo superados por las 33 que tuvieron Los Ángeles Lakers en la temporada de 1971-72.

James, que ya tiene una marca que nunca pudo conseguir el legendario Michael Jordan con los Bulls de Chicago, ahora buscará acercarse a la hazaña deportiva que lograron leyendas como Wilt Chamberlain, Jerry West, Elgin Baylor y Gail Goodrich, entre otros, que formaban parte del equipo de los Lakers, en el que también estaba Pat Riley, como jugador, actual presidente de los Heat y responsable de haber podido reunir a los "Big Three" en Miami.

Detrás de los Heat otros tres equipos llegaron a los 20 o más triunfos como son los Rockets de Houston (22), en la temporada del 2007-2008, que son terceros.

Los legendarios Washington Capitols del final de la década de 1940, aunque lo hicieron en finales de una temporada de 1947 y principios de la de 1948, y los Bucks de Milwuakee, de la temporada 1971-72 con Oscar Robertson y Kareem Abdul-Jabbar en sus filas, también lograron 20 triunfos seguidos y el título de campeones de liga.

James, que aportó un doble-doble de 37 puntos, 12 asistencias, siete rebotes, dos recuperaciones de balón y puso dos tapones, anotó la canasta del triunfo cuando faltaban 10,5 segundos.

"Es el triunfo de todo el equipo y de salir a jugar sin ningún tipo de presión", destacó James. "No buscamos ninguna marca, queremos seguir jugando bien y cuanta más victorias logremos mejor para asegurar la ventaja de campo en la fase final".

La victoria fue la primera de temporada que consiguen los Heat (52-14) en Boston en 11 partidos disputados y esta vez lo consiguieron a pesar que el ala-pívot Jeff Green, que salió de titular para ocupar el puesto del veterano pívot Kevin Garnett, baja por enfermedad, anotó 43 puntos, su mejor marca como profesional.

El base Mario Chalmers volvió a brillar en el juego de ataque al conseguir 21 puntos y el escolta Dwyane Wade llegó a los 16, además de capturar siete rebotes, repartir seis asistencias y recuperar tres balones.

El pívot Chris Bosh anotó 13 puntos y fue el cuarto jugador de los Heat que tuvieron números de dos dígitos y consolidaron la mejor marca de la NBA.

Junto a Green, el veterano alero Paul Pierce aportó 17 puntos, ocho rebotes y ocho asistencias, pero tuvo siete pérdidas de balón, y también falló el último tiro a canasta, un intento de triple, cuando faltaban tres segundos para finalizar el partido, que pudo haber sido la de la victoria.