Las autoridades aduanales de República Dominicana determinaron el lunes que retendrá por tiempo indefinido un embarque de oro y plata que la minera canadiense Barrick intentó exportar de manera irregular.

"Existe una mala declaración de origen", explicó en conferencia de prensa Wilson Acosta, representante de la dirección de Aduanas en el aeropuerto internacional de Santo Domingo, donde el cargamento permanece desde el 13 de marzo.

Acosta detalló que en la declaración aduanal para transportar a Canadá los metales, valorados en 11,6 millones de dólares, la minera estableció que el origen del oro y la plata era Estados Unidos y no República Dominicana.

"Esa mala declaración conlleva una sanción del doble del valor de las mercancía" según la ley, precisó el funcionario, quien el martes entregará el informe de la inspección a la dirección de Aduanas para analizar eventuales sanciones.

Jorge Esteva, vocero de Barrick en República Dominicana y quien estuvo presente durante la inspección, explicó que el error se debió a que el sistema informático de la dirección de Aduanas para hacer las declaraciones tiene a Estados Unidos como opción predeterminada para ese tipo de exportaciones.

"El sistema, y no puedo modificarlo, coloca a Estados Unidos como punto de origen", insistió Esteva. "Sin embargo toda la documentación estipula que es producto dominicano".

El cargamento de unas 6.000 onzas de oro y 30.000 de plata fue extraído de la mina de Pueblo Viejo, 100 kilómetros al norte de la capital, pero fue retenido el 13 de marzo en la terminal aérea ante la negativa de la minera de permitir que los agentes aduanales la inspeccionaran, como ocurre con otras mercancías.

El director de Aduanas, Fernando Fernández, precisó la semana pasada que los representes de Barrick insistían en que los sellos de seguridad del cargamento sólo podían ser abiertos al llegar a su lugar de destino, en Canadá.

Fernández pidió el viernes a ejecutivos de Barrick que presentaran nueva documentación y registros de sus más de 15 embarques desde noviembre pasado y acordó con ellos que las ocho cajas que componen el cargamento serían abiertas e inspeccionadas este lunes como primer paso para liberar el embarque.

Sólo uno de los anteriores embarques había sido inspeccionado por la aduana.

El funcionario insistió que la dirección de Aduanas debe contar con un registro detallado de la cantidad de oro y de plata que la minera exporta, ya que de ello dependen las utilidades del Estado por la explotación de la mina.

Para evitar conflictos similares en el futuro, Fernández acordó con los ejecutivos de la minera que personal de aduanas inspeccione los cargamentos en la mina y que una compañía se encargue de certificar la cantidad precisa de cada metal que Barrick saque del país.

El conflicto entre la aduana y la minera ocurre en momentos en que el gobierno dominicano exige a Barrick renegociar la concesión para explotar la mina por considerarla desventajosa para el Estado.

Barrick comenzó a extraer oro a mediados del 2012 y en noviembre hizo su primera exportación. La concesión establece que la minera comenzará a pagar las utilidades al Estado una vez que haya recuperado toda su inversión y obtenido 10% de ganancias.

Barrick Pueblo Viejo, compuesta por las canadienses Barrick Gold y Gold Corp, adquirió en 2006 la concesión para explotar durante 25 años la mina, que tiene reservas de 20 millones de onzas de oro, además de plata, cobre y zinc.

El presidente Danilo Medina advirtió en febrero pasado que si Barrick mantiene su negativa a renegociar el contrato para ceder beneficios al Estado, le impondrá nuevos gravámenes.

Esteva, vocero de Barrick, anunció la semana anterior que la minera no tiene previsto renegociar.