El delantero internacional francés Karim Benzema afirma que no siente la presión de la clasificación mundialista contra Georgia y sobre todo España, pese a no haber anotado goles en sus diez últimas presentaciones con Francia y a pasar mucho tiempo en el banco de suplentes de su equipo, Real Madrid.

Benzema estuvo en buena forma la temporada pasada para la selección y el club, pero no se hace presente en el marcador para Francia desde el choque con Estonia en junio en un partido de preparación antes de la Eurocopa.

"No, no me pesa. Por supuesto quiero anotar, pero no tengo que obsesionarme en hacerlo porque afectará mi juego", afirmó el futbolista el domingo al programa Telefoot de la televisión francesa. "Aun si yo no anoto y ganamos, me sentiré feliz. La gente no se fija en el esfuerzo que hago en la cancha. Pero el goleador número uno debe anotar goles y espero que lleguen pronto. Lo veremos después de esos dos partidos".

Benzema ha convertido 15 goles en 55 partidos para Francia, una cantidad relativamente modesta para un delantero de su estatura.

"Me critican en Francia, pero tengo que aceptarlo con una sonrisa", afirmó. "Siempre hay momentos difíciles en una carrera, pero estoy repuntando y me siento realmente bien".

El técnico francés, Didier Deschamps, apoya a Benzema y dice que Francia necesita que esté en su mejor forma para los próximos partidos de clasificación mundialista.

Benzema tampoco tiene asegurada la titularidad en el Real Madrid, donde jugó desde el comienzo en 12 de 22 partidos de la liga, y anotó ocho goles. El año pasado había terminado la temporada con 21 goles ligueros.