El base Stephen Curry surgió en el momento que más lo necesitaban los Warriors de Golden State y su aportación de un doble-doble los guió al triunfo a domicilio por 78-108 ante los Rockets de Houston, en el duelo por el sexto puesto de la Conferencia Oeste.

Curry, que consiguió 29 puntos, 11 asistencias y cinco rebotes, le ganó el duelo individual al base de origen taiwanés Jeremy Lin y al escolta estrella de los Rockets James Harden, que esta vez no tuvo su mejor inspiración encestadora.

Junto a Curry, el escolta Klay Thompson también fue decisivo al anotar 26 puntos, mientras que el pívot australiano Andrew Bogut jugó el partido más completo de la temporada al conseguir un doble-doble de 12 tantos, 12 rebotes, incluidos 10 defensivos, y puso tres tapones.

El ala-pívot David Lee también le ganó el duelo bajo los aros al novato lituano Donatas Motiejunas y aportó otro doble-doble de 10 tantos, 10 rebotes -nueve fueron defensivos-, repartió cuatro asistencias y recuperó un balón.

La victoria, la quinta en los últimos 10 partidos disputados, dejó a los Warriors con marca de 38-30, la segunda mejor de la División Pacífico y la sexta de la Conferencia Oeste.

Los Warriors, no sólo mantuvieron la sexta posición, sino que además incrementaron a un juego y medio la ventaja que ahora tienen con los Rockets (36-31), que perdieron la oportunidad de ocuparla si hubieran logrado el triunfo, en el partido que se disputó en su campo del Toyota Center.

Con su triunfo, los Warriors detuvieron una racha de cinco derrotas consecutivas ante los Rockets y consiguieron la revancha al vencerlos, después que el equipo tejano los superó 140-109 el pasado 5 de febrero, en Houston, para darles la derrota con mayor diferencia de puntos en lo que va de temporada.

Esta vez los Rockets anotaron su menor cantidad de puntos en lo que va de campaña en el primer cuarto, con solo 10, y en la primera mitad del partido, con 31, y los Warriors se hicieron con su primer triunfo en Houston desde el 31 de diciembre del 2007.

Harden, que falló 10 de 16 tiros de campo, se quedó a las puertas de un triple-dobles después de capturar 10 rebotes, repartir ocho asistencias y recuperar tres balones.

El pívot turco Omer Asik lideró una vez más el juego bajo los aros de los Rockets al capturar 11 rebotes, pero fue el único que luchó en igualdad de condiciones con los hombres altos de los Warriors.

Como equipo los Rockets tuvieron un 33 (28-86) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 26 (9-35) de triples, comparados al 46 (44-96) y 50 (13-26), respectivamente, de los Warriors, que dominaron el juego bajo los aros al capturar 50 rebotes por 48 de Houston.

El escolta-alero argentino Carlos Delfino fue el sexto hombre de los Rockets al aportar 12 tantos en los 23 minutos que disputó y en los que anotó 4 de 11 tiros de campo, incluidos 2 de 7 triples, y 2-2 desde la línea de personal, recuperó dos balones, capturó un rebote, dio una asistencia y puso un tapón.

El también reserva dominicano Francisco García jugó 12 minutos y no logró marcar por fallar los dos tiros que hizo de campo, que fueron dos intentos de triples.