El expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich y el exgobernador de Florida Jeb Bush urgieron hoy al Partido Republicano a acercarse a sectores más amplios de la sociedad para que deje ser percibido como el movimiento "anti".

"No somos el movimiento anti-Obama", afirmó Gingrich durante su intervención hoy en la 40 Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), que reúne a unos 8.000 conservadores de todo el país en National Harbor (Maryland), en las afueras de Washington.

Gingrich señaló que el Partido Republicano "no necesita nuevos principios", si no que lo que requiere es "nuevas ideas".

Por su parte, Jeb Bush, el exgobernador de Florida y que se considera como uno de los posibles aspirantes republicanos a la candidatura presidencial para 2016 criticó los mensajes de oposición del Partido Republicano en los últimos años.

"Demasiado a menudo el mensaje conservador está más centrado en lo que estamos en contra, no en lo que apoyamos", afirmó en un artículo de opinión en el diario Wall Street Journal hoy.

En su intervención de anoche, Bush, hermano del expresidente George W. Bush, sostuvo que "demasiada gente piensa que los republicanos son antiinmigrantes, antifeministas, anticientíficos, antigais, antitrabajadores".

"Muchos votantes no están simplemente dispuestos a escoger a nuestros candidatos, aunque compartan nuestras creencias fundamentales, porque no se sienten queridos ni bienvenidos", aseguró.

Por ello, en su receta para la revitalización republicana hizo un llamado a los principios que han marcado el espíritu estadounidense.

"Por la misma razón que millones de inmigrantes de todas las naciones fueron atraídas hacia las costas estadounidenses, necesitamos atraer al Partido Republicano a gente de todas partes de la sociedad", subrayó Bush.

Tras la derrota del candidato Mitt Romney el pasado 6 de noviembre, el Partido Republicano busca fórmulas para ampliar su base, con miras a las elecciones legislativas de 2014 para recuperar el control del Senado, y las presidenciales de 2016, para regresar a la Casa Blanca.