Opositores políticos argentinos inauguraron hoy en Buenos Aires el "Paseo de las estrellas K" para denunciar a los funcionarios kirchneristas que poseen propiedades millonarias en el lujoso barrio de Puerto Madero.

El vicepresidente argentino, Amado Boudou; el ministro de Interior, Florencio Randazzo, y la ministra de Industria, Débora Giorgi, tienen su estrella en el particular Paseo de la Fama porteño, sobre el emblemático Puente de la Mujer, de Santiago Calatrava.

"Mientras el Gobierno dice llevar adelante políticas que apuntan a la equidad y a la justicia social, las máximas figuras del kirchnerismo, como Randazzo, (el senador) Aníbal Fernández o Boudou, poseen propiedades millonarias y un estilo de vida más cercano al de una celebridad hollywoodense que al de un funcionario público", afirmó Agustín Pinillos, uno de los organizadores y miembro de las Juventudes del partido opositor Unión Cívica Radical.

"No impugnamos que vivan en Puerto Madero sino lo que hacen como funcionarios públicos y cómo consiguieron ese dinero", añadió Pinillos a través de un comunicado.

Los diputados radicales Ricardo Gil Lavedra, Manuel Garrido y Graciela Ocaña participaron en el evento y se fotografiaron junto a las estrellas de los funcionarios kirchneristas.

Además de los mencionados, completan la lista el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido; el jefe de los servicios de inteligencia, Héctor Izcariuaga, y el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime, imputado por el accidente ferroviario que causó la muerte de 51 personas en febrero de 2012.