Un retrato inédito pintado por Diego Velázquez es una de las piezas más codiciadas de la TEFAF, la mayor cita mundial del arte y las antigüedades, que abre sus puertas al público hoy y en la que se mueven unos 3.000 millones de euros a pesar de la crisis.

La edición 2013 de este evento reúne en la ciudad holandesa de Maastricht más de 30.000 obras procedentes de 260 galerías y anticuarios de 50 países, 70.000 visitantes y 170 expertos internacionales, entre ellos el español Benito Navarrete, quien la calificó de "la feria más prestigiosa a nivel mundial", por la presencia de "piezas únicas con origen y autoría verificadas".

Valorado en 11 millones de euros (unos 14,2 millones de dólares), el pequeño lienzo de Velázquez (47 por 39 centímetros) es "la pieza española más importante y una de las más valiosas de toda la feria", según dijo en una entrevista con Efe Navarrete, miembro del comité de expertos en pintura antigua de la Feria TEFAF (The European Fine Art Fair, por sus siglas en inglés).

"Por su singularidad, su calidad y su buen estado de conservación, debería haber sido comprado por una institución española y estar en el museo del Prado", afirmó el experto.

Se trata de un retrato de un caballero cortesano no identificado cuya pose recuerda al retrato del escritor Luis de Góngora, según el experto, quien explicó que el cuadro fue descubierto en Oxford (Inglaterra) y posteriormente subastado en la casa Bonhams en Londres, donde lo compró su actual propietario, el marchante neoyorquino Otto Naumman.

En él se aprecian algunos de los rasgos característicos del maestro sevillano como "los detalles y volúmenes" del rostro y la "mirada penetrante", los mismos elementos que se aprecian en otros retratos como "Santa Rufina" pero "con mejor nivel de conservación" en el caso de la obra en venta en la TEFAF.

El lienzo fue adquirido en 2011 por 4,6 millones de dólares (unos 3,5 millones de euros) y está ahora a la venta por 14 millones de dólares (10,8 millones de euros), según el propio Naumann, quien afirma haber recibido "muestras de interés pero ninguna oferta formal" por parte de clientes neoyorquinos.

El "precio de ocasión" que el galerista abonó hace dos años se debió a que su autoría fue muy discutida cuando salió a subasta y aún no contaba con la unanimidad entre los expertos, según Navarrete, quien añadió que encontrar en el mercado un lienzo del genio del barroco es "una oportunidad única".

Otras de las obras españolas más valoradas de la feria son "Mujer sentada" de Pablo Picasso, a la venta por 6,1 millones de euros (8 millones de dólares), y un lienzo de Francisco de Goya de pequeño formato que representa a un grupo de niños jugando, por 3 millones de euros (unos 4 millones de dólares).

También se exhiben piezas de artistas de la escuela sevillana como Franciso Pacheco y Alonso Cano, un cristo del renacentista Luis de Morales "el Divino", un bodegón del pintor del Siglo de Oro Juan Van der Hamen valorado en 1,1 millones de euros (1,4 millones de dólares) o un "retrato perdido" de Lope de Vega del mismo artista.

A nivel internacional, algunas de las obras que más expectación han despertado son un retrato del maestro flamenco Jan Lievens de 1631, un lienzo abstracto del pintor contemporáneo alemán Gerhard Richte, o una espectacular escultura en bronce de una deidad tibetana con once cabezas, datada en el siglo XVI y en venta por 6 millones de euros (unos 8 millones de dólares).

Pese a estos precios exorbitantes, la crisis económica se deja sentir en el mercado del arte y las antigüedades, que a nivel internacional se contrajo el 7 % en 2012 hasta situarse en los 43.000 millones de euros (unos 56.000 millones de dólares), según un informe del sector publicado por TEFAF.

Así lo corrobora Mónica Ramon, de la galería barcelonesa Artur Ramon -una de las cuatro galerías españolas presentes en la feria y especializada en dibujos de artistas como Dalí, Miró, Tàpies o Barceló-, quien señala que en el mercado "cada vez son menos nombres los que funcionan" pues los clientes "apuestan por firmas seguras".

En la feria, que podrá visitarse hasta el próximo 25 de marzo, se exhibe asimismo una serie de dibujos del pintor holandés Vincent Van Gogh procedentes de los fondos del museo homónimo de Amsterdam, que reflejan la evolución de su característico estilo desde sus inicios como artista hasta su estancia en Auvers-sur-Oise, localidad francesa donde murió en 1890.

Los dibujos forman parte de la minoría de obras exhibidas en TEFAF que no están a la venta, y "apenas han sido expuestos hasta ahora debido a la fragilidad de los materiales, que son principalmente papel, lápiz, tinta, y acuarela", explicó el responsable de la muestra, Axel Röger.

HASH(0x9385ca0)

Por Antonio Hermosín