Tres de los rumanos detenidos por su relación con el robo en 2012 de varias obras de artistas como Picasso, Matisse y Monet en el Museo Kunsthal de Rotterdam, quieren que se les juzgue en Holanda, informó hoy la publicación digital holandesa DutchNews.

Según la fuente, que cita informaciones aparecidas en el diario en neerlandés De Telegraam, el abogado de los acusados del robo, Bogdan Cimbru, dijo que los tres hombres habían dejado "muy claro" que, si no eran juzgados en Holanda, "las obras nunca serían recuperadas".

De esta manera, reaccionaban a una decisión conocida a inicios de semana, según la cual la fiscalía de Holanda había decidido no poner en marcha los procedimientos necesarios para extraditar a los detenidos y dejar que fueran juzgados en Rumanía.

Cimbru explicó a De Telegraam que a los detenidos les preocupa su posible internamiento en una prisión rumana, y creen que en su país no tendrán un juicio justo.

DutchNews informó también de que otro hombre relacionado con este robo había sido detenido por la policía alemana la tarde de este jueves.

El robo se produjo el 16 de octubre de 2012 durante una exposición en el Museo Kunsthal de Rotterdam, con motivo de la celebración del 20 aniversario del centro y que contaba con 150 obras.

Los ladrones se hicieron con piezas valoradas en entre 50 y 100 millones de euros (65 y 130 millones de dólares), que aún están en paradero desconocido, y entre las que se encuentran "Cabeza de Arlequín", de Pablo Picasso; "El Puente Waterloo de Londres", de Claude Monet; y "La Lectora en Blanco y Negro" (1919), de Henri Matisse.

Las autoridades rumanas detuvieron el 21 de enero a tres sospechosos de haber participado en el robo, que fueron identificados tras analizar las imágenes de las cámaras de seguridad del museo y de los alrededores.

Más recientemente, el pasado 4 de marzo, una joven rumana de 19 años fue detenida en Rotterdam en relación con el caso.

Los investigadores consideraron que la joven habría participado escondiendo en un apartamento los cuadros durante las primeras horas después el robo, antes de que estos fuesen sacados del país con destino a Rumanía, explicó entonces la Policía holandesa en un comunicado.