El fútbol de la Liga Profesional de Estados Unidos (MLS) volvió a vivir una jornada triunfal en la competición de la Copa de Campeones de la CONCACAF después que el Galaxy goleó 4-1 al Heridiano de Costa Rica en el partido de vuelta de los cuartos de final y pasó a semifinales.

El Galaxy se convierte en el segundo equipo de la MLS que estará en semifinales junto a los Sounders de Seatte, que la pasada noche vencieron por 3-1 a los Tigres de la UALN de México en el partido de vuelta y global de 3-2 para ser el primero que conseguía eliminar a un equipo mexicano desde que se estableció el nuevo formato de competición en el 2008.

La posibilidad de una final de la Liga de Campeones de la CONCACAF equipos de la MLS continúa vigente si en las semifinales los Sounders superan al Santos Laguna mexicano que esta noche eliminó al Dynamo de Houston al vencerlo en el partido de vuelta por 3-0 y global de 3-1 en la eliminatoria.

Mientras que el Galaxy en las semifinales tendrá que superar la prueba de fuego de los Rayados del Monterry, también de México, actuales campeones del torneo más importante de equipos de la CONCACAF.

Los goles de los actuales campeones de la MLS, que habían logrado un importante empate 0-0 en el partido de ida disputado en Costa Rica, fueron marcados por el hispano de origen mexicano, el defensa central Omar González, que remató de cabeza en el minuto 18 un tiro de esquina que sacó el centrocampista brasileño Juninho.

El cabezazo del mexicano-americano rebotó en el defensor Marvin Obando en la línea de meta, pero terminó en el fondo de la red del equipo tico, que dio una pobre imagen futbolística durante todo el partido.

El marcador no se volvería a mover hasta el minuto 69 cuando otro jugador hispano, el delantero Jose Villarreal, marcó a pase del defensa Sean Franklin.

En la jugada, Villarreal recibió el balón de Franklin fuera del área y al librarse de su marca, sacó un disparo potente de pierna zurda, perfectamente colocado al segundo poste y superó al arquero del equipo costarricense, Daniel Cambronero.

El Galaxy dejaría sentenciado el partido a los 83 minutos con el 3-0 que marcó el internacional irlandés Robbie Keane al recibir un pase de Michael Stephens, que había entrado al partido por Villarreal a los 75, y también de tiro raso superó al arquero del Herediano.

El equipo tico consiguió el gol del honor a los 85 minutos por mediación del centrocampista Elías Aguilar, el jugador más habilidoso del Heridiano, que aprovechó un centro de Jorge Barbosa y remató de tijera para vencer al arquero del Galaxy, Carlos Cudicini.

A pesar que todo estaba sentenciado el Galaxy siguió dominando con su fútbol de ataque y fue Jack McBean, que acababa de entrar al partido por el delantero Mike Magee, el que en el tiempo de descuento, minuto 93, consiguió el cuarto y definitivo gol del Galaxy.