Un autodenominado predicador callejero, acusado de unirse a un estudiante de secundaria en un complot letal para atraer a hombres con ofertas de empleo en el cibersitio Craigslist y luego asaltarlos, fue declarado culpable el martes de homicidio con agravantes y podría enfrentar la pena capital.

Un jurado en Akron presentó el veredicto en el caso contra Richard Beasley, que enfrentaba cargos de matar a dos hombres de Ohio y a uno de Norfolk, Virginia. Un individuo de Carolina del Sur fue baleado pero sobrevivió y testificó que corrió para salvar su vida y se ocultó en los bosques mientras temía desangrarse.

Los familiares de las víctimas se abrazaron y se enjugaron las lágrimas al leerse el veredicto. Beasley, que también fue declarado culpable de robo con agravantes, secuestro e intento de homicidio al herir al único sobreviviente, bajó la cabeza en su silla de ruedas, que utiliza debido a que padece problemas en la espalda. Su madre se inclinó hacia adelante y sollozó en el tribunal silencioso.

El jurado que declaró culpable a Beasley regresará el 20 de marzo para sopesar si recomendará se le aplique la pena de muerte.

Los fiscales, que le habían solicitado al jurado que utilizara el sentido común y pronunciara un veredicto de culpabilidad, dijeron que Beasley, de 53 años, había orquestado el complot de 2011 con un estudiante del que era mentor. El alumno de 16 años, Brogan Rafferty, fue declarado culpable el año pasado y sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

El fiscal Jonathan Baumoel les dijo a los jurados que no había posibilidad razonable de dudar que Beasley hubiera orquestado los homicidios. Indicó que hubo "cálculo y diseño previos", componentes ambos del cargo de asesinato con agravantes que permite aplicar la pena de muerte.

"Fue el cerebro detrás de esta conspiración", afirmó Baumoel.

Los fiscales dijeron que las víctimas, todas sumidas en un momento difícil en sus vidas y con pocos vínculos familiares que pudieran derivar en reportes sobre su desaparición, fueron atraídas con ofertas de empleos agrícolas.

Un hombre fue asesinado cerca de Akron y los otros fueron baleados en una granja en el sureste de Ohio durante entrevistas laborales falsas. Los hombres muertos son Ralph Geiger, de 56 años; David Pauley, de 51, y Timothy Kern, de 47.

El sobreviviente, Scott Davis, testificó que escuchó cómo era amartillada un arma mientras entraba frente a Beasley en el presunto sitio de trabajo. Davis, baleado en un brazo, dio un golpe para apartar el arma.

"Me di la vuelta", declaró Davis, quien narró una desgarradora historia de haber corrido por el bosque y ocultarse siete horas. "Me preocupaba que me fuera a desangrar hasta morir".

Los fiscales y los abogados defensores salieron del tribunal sin hacer comentarios, pues una orden judicial se los prohibía.

Rafferty, ahora de 18 años, había dicho que los delitos fueron horribles pero no veía oportunidad de impedirlos. Dijo temer que Beasley lo mataría a él y a su familia si le avisaba a la policía.