El dominicano Félix Sánchez, dos veces campeón olímpico en los 400 metros vallas y que hoy recibió el Premio Laureus al mejor retorno deportivo en 2012, afirmó que le gustaría acudir a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016 pero con una corbata en el lugar de la ropa deportiva.

"Me encantaría estar aquí pero como un espectador y con traje y corbata porque pretendo jubilarme probablemente en 2014", afirmó Sánchez en la rueda de prensa que concedió poco después de recoger el Premio Laureus en una ceremonia de gala en Río de Janeiro.

El dominicano dijo que su aspiración es obtener el oro en el Mundial de Atletismo de este año en Rusia, "lo que sería sensacional", para poder retirarse satisfecho de las pistas.

"Mi entrenador y mi fisioterapeuta me dicen que estoy bien y que puedo seguir hasta los Olímpicos y yo aprendí a nunca decir nunca, pero creo que lo mejor es retirarme el próximo año", aseguró.

El atleta admitió que vencer un oro olímpico a lo 34 años como lo hizo en Londres es una excepción para una modalidad en que la máxima edad para adjudicarse la presea dorada es 29 años y en la que difícilmente se acude a unos Olímpicos con más de 30 años.

Sánchez, que había ganado el oro en su especialidad en Atenas 2004, sorprendió ocho años después en Londres 2012 al imponerse con autoridad a los favoritos después de superar varias lesiones, que lo tuvieron marginado de los podios varios años.

El dominicano aseguró que en los Olímpicos de Pekín estaba con dudas sobre sus posibilidades y terminó afectado anímicamente por la muerte de su abuela.

"En 2010 sufrí con más lesiones y en 2011 comencé a recuperarme con el oro en los Panamericanos de Guadalajara, por lo que en 2012 estaba confiado. Sabía que si podía mantenerme bien por un período conseguiría un buen resultado en los Olímpicos", afirmó.

"Quería otra medalla olímpica para dedicársela", aseguró tras recordar que competía con la fotografía de su desaparecida abuela escondida detrás del número de su uniforme.

Por el Laureus, considerado el Oscar del deporte, Sánchez competía en la modalidad de mejor regreso deportivo con el atleta etíope Tirunesh Dibaba, el golfista sudafricano Ernie Els, el equipo europeo de la Copa Ryder, la ciclista australiana Anna Meares y al selección alemana de remo.