El vice primer ministro Uhuru Kenyatta parece haber ganado la elección presidencial en la primera ronda con una escasa mayoría, mientras la comisión electoral se preparaba el sábado para anunciar los resultados finales de la elección nacional.

Cifras finales mostraban a Kenyatta con 50,03% de los votos. Necesita más de 50% para ganar categóricamente y evitar una segunda ronda con el primer ministro Raila Odinga, quien obtuvo 43,3% de los sufragios.

Kenyatta, hijo del presidente fundador de Kenia, está acusado de crímenes contra la humanidad por la Corte Penal Internacional y se espera que tenga problemas con aliados occidentales si se convierte en presidente.

Esto no preocupa a los partidarios de Kenyatta, quienes están jubilosos, aunque parece existir al menos una posibilidad de que la comisión electoral pudiera anunciar cifras revisadas que colocarían a Kenyatta abajo del 50%.

"Me siento estupendo porque ganamos esta elección", comentó Kelvin Mwangi, un conductor de taxi y partidario de Kenyatta, quien, al igual que su candidato, es de la etnia Kikuyu. "Uhuru vendió su política a los jóvenes, mientras que Raila estuvo ocupado criticándolo", agregó.

La comisión electoral dijo que haría el anuncio formal del ganador. El anuncio agendado tenía más de una hora de retraso al mediodía del sábado en Kenia.

Eliud Owalo, jefe de campaña de Odinga, dijo que el primer ministro no admitiría la derrota "porque el proceso fue fraudulento". Él no proporcionó detalles.

Aunque Kenyatta parece haber superado apenas la barrera de 50%, ganó de manera sólida a Odinga, uno de ocho candidatos. Ese hecho puede ayudar a evitar la violencia que explotó en Kenia después de su última votación electoral, en 2007, cuando murieron más de 1.000 personas.

Las cifras finales provisionales mostraban a Kenyatta terminando con 6.173.433 votos de 12.338.667 emitidos. Odinga tuvo 5.340.546 sufragios.