Bernard Hopkins busca hacer historia en el boxeo como el campeón mundial más longevo.

El púgil de 48 años intentará demostrar que sigue siendo material de campeonato cuando enfrente al invicto Tavoris Cloud (24-0, 19 nocauts) por el título de peso semipesado el sábado en el Barclays Center de Nueva York.

Al derrotar a Jean Pascal en 2011, Hopkins destronó a George Foreman como el boxeador de mayor edad en ganar un título mundial. Foreman tenía 45 años y 10 meses cuando noqueó al campeón de peso completo Michael Moorer en 1994. Hopkins tenía 46 años, 4 meses y seis días en su combate con Pascal.

Hopkins no ha boxeado desde que perdió su título de peso completo del CMB en una derrota por decisión unánime ante Chad Dawson en abril de 2012. Sin embargo, quiere demostrar que aún tiene lo que se necesita para ser campeón.

"Sé que mi actuación va a hacer felices a algunos", dijo Hopkins, "y va a hacer que algunos deseen quitarse del camino".

Ante su 63er combate profesional, Hopkins no tiene interés en convertirse en otra triste estadística, por lo que promete dejar el boxeo de la misma manera en que vivió su carrera — de pie y en la cima.

"Tengo 11 cinturones en casa en una vitrina a los que puedo ver en caso de que necesitara observar cinturones", dijo. "Son trofeos. Representan algo. Pero en este momento, si bien no estoy por encima del boxeo, estoy por encima de los cinturones".

Sin ser un boxeador cuyo estilo sea del agrado del público, Hopkins no ha noqueado a un oponente desde que derribó a Oscar de La Hoya en septiembre de 2004, hace 14 peleas.

Desde entonces, sus combates se han ido a decisión de los jueces, excepto por un empate en la primera pelea contra Jean Pascal en 2010 y una desastrosa pelea sin ganador en su primer enfrentamiento con Dawson.

Hopkins peleará en Nueva York por primera vez desde que venció al puertorriqueño Félix "Tito" Trinidad en una pelea de unificación de títulos dos semanas después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

El sábado buscará hacer historia de nuevo en Nueva York, sólo que esta vez como el eterno prodigio y el campeón de mayor edad.