Chone Figgins está batallando para extender su carrera.

El veterano de 12 años en las mayores tiene un promedio de bateo de .277, con 337 bases robadas, pero ha terminado por debajo de los .200 en las últimas dos campañas, y los Marlins de Miami pudieran representar su última oportunidad para quedarse en las Grandes Ligas.

Figgins lleva un comienzo lento con Miami esta primavera, yéndose sin hits en nueve turnos al bate en cuatro partidos. Pero está confiado en que aún puede batear, y piensa que su versatilidad como reservista le hace valioso para un equipo de la Liga Nacional.

Hasta este año, Figgins se había pasado toda su carrera en la Liga Americana.

Figgins ha jugado 630 partidos en tercera base, 274 en segunda, 253 en el jardín central, 76 en el izquierdo, 28 en el derecho y 27 en el campo corto.