Una comisión especial de la Cámara de Diputados de República Dominicana informó el miércoles que el millonario contrato de concesión de una mina de oro a la canadiense Barrick viola varias leyes locales, por lo que recomienda su inmediata revisión o anulación.

"Tenemos las opciones de someter una invalidación del contrato de la Barrick con el Estado porque hay elementos de juicio suficientes, elementos jurídicos", advirtió Demóstenes Martínez, presidente de la comisión de justicia de la cámara baja.

Martínez informó que según un estudio realizado por una comisión múltiple, el contrato contraviene 10 artículos de la ley de energía, así como al menos cinco de la ley de medio ambiente y varias disposiciones de la constitución.

El contrato, originalmente negociado en 2002, fue modificado mediante una enmienda aprobada por el Congreso (bicameral) en septiembre de 2009.

Luego de meses de protestas de diferentes sectores en contra de la concesión minera por considerar que deja pocos beneficios económicos al país, el presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, solicitó en febrero a las comisiones de justicia, medio ambiente y de energía, someter el acuerdo a un nuevo estudio.

La comisión tripartita concluyó el miércoles su informe, el cual será debatido en los próximos días por el pleno de la cámara de diputados, informó Alejandro Jerez, presidente de la comisión de energía.

Las canadienses Barrick Gold y Goldcorp adquirieron en 2006 la concesión para explotar durante 25 años la mina de Pueblo Viejo, 100 kilómetros al norte de la capital, con una reserva probada de 20 millones de onzas de oro. La minera también extraerá plata y zinc.

Mediante una cuestionada adecuación del contrato, aprobada en 2009 por ambas cámaras del congreso, Barrick comenzará a pagar al Estado las utilidades por la explotación de la mina sólo cuando haya recuperado la totalidad de su inversión y alcanzado una rentabilidad del 10%.

Mientras no se hayan cumplido esas condiciones, el Estado sólo recibirá el 3,2% de los beneficios y el impuesto sobre la renta.

El presidente de la minera Manuel Rocha aseguró la semana anterior que la minera ha invertido cerca de 4.000 millones de dólares, la inversión extranjera directa más alta en la historia de República Dominicana.

El presidente Danilo Medina advirtió el pasado 27 de febrero, al presentar su primer informe de gobierno, que Barrick debe renegociar el contrato, al considerarlo "inaceptable" porque de forma presunta permita que la empresa se quede "prácticamente con todo" el beneficio de la extracción y exportación del mineral, que comenzó a mediados del 2012.

Medina recordó que los precios del oro se han incremente de 298 dólares la onza desde que se negoció la concesión a 1.700 dólares, sin que ello represente mayores beneficios inmediatos para el país.

De no aceptar una renegociación, Medina advirtió a la minera que someterá un proyecto de ley para imponerle nuevos gravámenes a las "ganancias inesperadas" de la industria minera por el incremento en los precios de los metales.

Aunque insistió en que la compañía está abierta al diálogo, el vocero de Barrick Pueblo Viejo, Jorge Esteva, dijo esta semana en entrevista con una televisora local que "renegociar el contrato, redefinir las reglas, cambiar el marco legal que ampara la inversión, eso no está sobre la mesa".

Esteva explicó a The Associated Press que la negociación para adecuar el contrato en 2009 duró 27 meses y además de pasa por ambas cámaras del congreso y fue promulgado por el poder Ejecutivo.

Varios diputados y senadores oficialistas han reconocido públicamente que votaron a favor de la enmienda al contrato en 2009 sin haberla leído.