Las autoridades electorales en Kenia comenzaron a transportar el cómputo de sus votos hacia la capital el miércoles para que sea escrutado allí al colapsar el sistema de conteo electrónico, al tiempo que el principal candidato de la coalición acusó al Reino Unido de inmiscuirse en los comicios.

La coalición política del viceprimer ministro Uhuru Kenyatta — el candidato que enfrenta cargos en la Corte Penal Internacional y es hijo del presidente fundador de Kenia — acusó al alto comisionado británico de tener una "participación oscura, sospechosa y más bien animada" en los esfuerzos por hacer que la comisión electoral tomara una decisión sobre cómo deberían contarse las boletas rechazadas en el cómputo total de votos.

El partido de Kenyatta también le pidió al alto comisionado, Christian Turner, que explique lo que llamó "el repentino incremento del personal militar británico" en el país africano. Algunos efectivos británicos se encuentran en un curso de entrenamiento de seis semanas cerca del Monte Kenia antes de ser enviadas a Afganistán. Un nuevo grupo de combate llegó en la semana anterior a las elecciones.

La cancillería de Gran Bretaña dijo que las afirmaciones de que hay una intervención británica "son totalmente falsas y engañosas". La presencia de soldados de ese país europeo en Kenia forma parte de un programa regular de entrenamiento planeado hace nueve meses y "totalmente sin relación con las elecciones kenianas". Indicó que el gobierno británico no tiene ningún punto de vista sobre cómo deben manejarse los votos rechazados y que la comisión electoral o los tribunales de Kenia son los que deben decidir.

"Siempre hemos dicho que los kenianos son los únicos que deben decidir en esta elección", afirmó la cancillería, al tiempo que agregó: "Exhortamos a todas las partes a asegurar la tranquilidad, evitar las declaraciones incendiarias y a llevar cualquier disputa a los tribunales".

Los kenianos efectuaron el lunes sus primeras elecciones presidenciales desde que los disputados comicios de 2007 en la nación derivaron en violencia en la que murieron más de 1.000 personas. El primer ministro Raila Odinga y Kenyatta son los dos principales contendientes.

___

El periodista de The Associated Press Rodney Muhumuza en Nairobi contribuyó con este despacho.